Páginas

¡Atención!

Los hechos y los personajes de la siguiente historia pertenecen a la ficción. cualquier semejanza a la realidad es pura coincidencia.

3. El viaje. Parte 1


III
El viaje



-Muy bien, ahora que ya estamos todos, os daré las instrucciones y os diré todo lo que sabemos de momento –dijo Deborah, al parecer ella sabía todo esto desde bastante tiempo. Estábamos todos en el avión privado de los uve, todo blanco por dentro, muy elegante, había sofás en los laterales, también había asientos con mesas para comer, mas al fondo, estaba el mini bar, atendido por una humana, el piloto también era humano, y las azafatas también.

-Como ya sabéis, los presidentes no creen que los demás grupos sean capaces de ayudar, por eso los llevaron a otros países a vigilar a los clanes, sin embargo, vosotros vais a investigar en París –explicó Deborah.

-¿Qué es lo que pasa en París? –preguntó Jack.

-Tenemos información que dice que en París hay un vampiro, no se sabe de qué clan pero está bebiendo sangre de humano, no los mata, pero aun así bebe su sangre y deja que beban su sangre.

-¿Y eso que tiene que ver con los nuestros? –preguntó Joey.

-Déjame terminar, las víctimas son hombres de entre 15 y 25 años. Por lo que creemos que la criminal es una chica, si tiene la habilidad de controlarse bebiendo sangre humana, entonces debe ser fuerte, de momento solo sabemos eso, no queremos sacar teorías erróneas, pero si es fuerte entonces seguramente lidera algún grupo, y entre todos matan vampiros de la Última Voluntad.

-Entonces lo único que tenemos que hacer es buscarla y darle caza ¿no? ¿Y luego puedo volver a Phoenix? –dije yo, me entusiasme un poco, aunque no soy tonta, y seguramente no era eso.

-No tenemos ningún dato de ella, ni siquiera he confirmado que sea una chica.

-¿Podría ser gay? –preguntó Christal entusiasmada, a ella le encantaban las parejas de chicos homosexuales.

-No lo sabemos, pero en todo caso, lo único que podemos decir es que es en París.

-¿Entonces qué hacemos? –dije yo vagamente.

-Eso es cosa vuestra, cuando lleguemos al hotel tendréis que tener algún plan, así que recomiendo que vayáis pensando en algo –dicho esto fue al fondo del avión, dónde había una mini habitación.

-Bien…entonces… ¿Qué hacemos?- preguntó Danny.

-Haced lo que queráis, pero a mí, dejarme en paz. –dije mientras me ponía los cascos para escuchar música, pero enseguida Selena me los quitó.

-Piensas que tú eres la única que no quiere estar en todo esto, pero te equivocas guapa, NADIE quiere hacer este estúpido trabajo, así que más te vale colaborar al igual que todos –dijo ella.

-¡Oh perdona! Pero a ti te debería de importar este caso, y mucho, os persiguen a vosotros, los uve, tú podrías ser la siguiente en morir. Nosotros estamos aquí porque no sabéis hacer nada solitos, así que menos humos conmigo.

-Con eso me demuestras que tú podrías ser la que comete los asesinatos. Al fin y al cabo, bebiste sangre Joey, ¡Eres una sospechosa! – ¡me cago en ella! Lo dijo delante de todos, y aunque la mayoría ya lo sabían, seguro que Jack no.

-¡SELENA! –saltó enseguida Joey.

-¿Cómo? –Comenzó Jack –Alex ¿bebiste sangre de Joey?

-¡Y tú eres una puta cotilla escuchando conversaciones ajenas! –dije ignorando a Jack.

-¡Estaba allí porqué tenía que decirle algo a Joey! ¡Y puta eres tú, maldita zorra!

-¡No eres más que una envidiosa, te gustaría mucho estar en mi lugar ya que es a mí a quien quiere él y no a una puta barata como tú! –me maldigo una y mil veces por haber dicho aquello.

-Por fin lo entiendes Alex –dijo Joey sonriendo, parecía que la discusión le divertía - ¡Seguir seguir!

-¡Tú no te rías! –le señaló Jack- Alex, dime que pasó –y me miró seriamente.

-¡No fue nada grave, lo prometo! El culpable de todo es él, ya sabes que cuando me enfada… -comencé pero West me interrumpió.

-¿Y le atacaste? –preguntó él.

-¡No! En realidad…

-No fue nada –dijo Joey- no se convertirá en una de nosotros sólo por eso –se levantó de su asiento y se acercó a Jack.

-Mejor no me digáis nada, pero… Alex, si te pasará algo me sentiría responsable –dijo él. ¡Qué majo!

-¡Que pesado! Te estoy diciendo… –comenzó Joey.

-No le pasará nada, yo estaba en ese momento, no fueron ni dos gotas –dijo Christal.

-Bien, dejaremos ese tema a un lado –dijo West.

-La verdad es que West y yo ya teníamos un plan, pero necesitamos a una chica dispuesta a hacer cualquier cosa… –dijo Jack.

-¡Yo misma! –se ofreció Christal.

-…que no sea Christal.

-¿Por qué no?- exclamó.

-Entenderás porqué no cuando Jack lo expliqué –dijo West.

-¡Yo quiero hacerlo! –dijo Candy.

-Ya te dije que tú no.

-¡Jack! ¡Yo quiero! ¡Joey, dile que puedo hacerlo! –dijo corriendo hacia su hermano.

-Si me explicáis el que –dijo desde el sofá.

-Lo haré yo –dije en el momento- dispara, que tengo que hacer.

-Bien, antes de partir recibí información que dice, que las víctimas son atacadas en discotecas y fiestas, y Deborah nos ha dicho que las víctimas son hombres de entre 15 y 25 años, si el atacante es una chica, entonces creemos que la chica atrae a un hombre, lo separa del grupo y se acuesta con él, y sabéis que cuando se comete actos sexuales entre vampiros siempre beben sangre el uno del otro.

-No siempre, un vampiro siempre puede beber sangre del humano sin necesidad de acostarse con él –dijo Mackayla.

-Si así fuera habría victimas de mayor edad –explicó Jack.

-¿Entonces tu quieres que yo vaya a una discoteca, atraiga algún hombre y me acueste con él? –pregunté algo sorprendida.

-El error de la criminal es dejar a los humanos con vida, sabemos una disco exacta en la que siempre ataca, pero seguramente ahora sabe que habrán vampiros que acudirán allí, así que se mantendrá alejada, pero los humanos no, ya sabéis que una vez que beben la sangre de un vampiro lo buscan hasta la muerte para seguir bebiendo sangre, así que lo más seguro es que los humanos afectados estén en la discoteca –dijo Jack.

-Y lo que tengo que hacer es… -dije esperando a que explique.

-Ir a la discoteca y a traer a uno de los humanos, ya sabe como reconocer a un vampiro así que no será difícil saber si es una víctima o no, tendrás que alejarlo de la multitud, a un callejón si es posible, nosotros estaremos detrás todo el tiempo y tendrás que enrollarte con él hasta que te diga que quiere beber tu sangre o muestre indicios de que quiere, entonces sabremos que es uno de los afectados –dijo él- ¿podrás hacerlo?

-No, no podrá por que no le voy a dejar hacer tal cosa –me interrumpió Joey antes de que pudiera decir nada.

-No necesito tu permiso y sí, claro que podré hacerlo –dije furiosa.

-Que lo haga cualquiera otra –dijo Joey.

-¡Yo lo haré!- dijo Candy.

-¡Tu menos! –dijeron Jack y Joey casi a la vez.

-¿Y qué problema hay con que lo haga yo? –preguntó Christal.

-Que yo no quiero que lo hagas –dijo West.

-Pero…-comenzó Christal pero yo la interrumpí.

-Si no dejáis que ninguna de nosotras lo haga entonces ¿cómo demonios queréis que lo hagamos?

-Podrían hacerlo Jackie, Macky o Sel –dijo West.

-Yo…no creo que pueda…es que –se notaba que Jackie no podía, hace poco que había dejado de ser una cría junto con su gemelo, Jessie.

-No me voy a enrollar con uno cualquiera, yo creo en el amor y esperare a mi príncipe… -decía Mackayla.

-Descartada, sólo queda Selena a quien le queda muy bien el papel de zorra –dije yo.

-Te lo dejo a ti, ya que a diferencia tuya, yo todavía tengo una dignidad, y se ve que estás muy necesitada.

-También queda Isabelle –dijo West.

-¿Bromeas? Es una cría, no tiene ni el olor a vampiro –dijo yo –y de todas formas, no creo que quiera.

-Alex es la más indicada –dijo Mackayla- Claro, ¿Quién se resistiría a ese cuerpazo?

-¿Lo ves Selena? a diferencia de ti, yo estoy buena –dije para intentar provocarla.

-Si, a base de operaciones –contestó ella.

-Bien, entonces, tema zanjado, lo hará Alex –dijo Jack.

-¡Jack! No puedes…-comenzó Joey.

-He dicho, tema zanjado.

Entonces Joey, molesto, se acercó a mí.

-No voy a dejar que lo hagas.

-No hay alternativa, no debiste chantajearme desde un principio, lo haré para demostrarte que no soy tuya, y que ya no soy aquella a la que, una vez en el pasado, llamaste ‘’cría’’.
------------------------------------------------
Siento la tardanza y las faltas de ortografía :)

2. La reunión del consejo y los malditos uve. Parte 4



-Bueno, lo mejor será que busquemos a Deborah, no tenemos nada que llevar, y estaremos fuera por lo menos unas semanas. –insinue yo, ya que si seguíamos así, la discusión iría para rato.

-¿No podemos usar ropa de calle? –preguntó Jackie.

-Ojala, pero la verdad es que no creo que nos dejen –maldita sea, nunca nos dejaban usar otra cosa que no sea el uniforme- de todas formas, vamos a preguntar.

-No hará falta.

Me di la vuelta y entonces me tope con Jack, el único miembro de la familia Williams que me caía bien.

-¡Jack!- me alegre tanto de verle que le di un abrazo. Aunque fuese un uve, sabía que el no era como los demás, y sabía que él no me decepcionaría como lo hizo Joey hace bastantes años.

-Lo siento Alex, se que no te gusta la idea de venir con nosotros, y que siempre te encargan a ti todo el trabajo pesado, pero creo que si colaboramos todo acabaremos enseguida ¿no crees? –dijo él ¿Véis porque me cae bien?

-¿Que se le va hacer? Bueno, y…¿a que te referías con lo de antes? –pregunte.

-Me refería a que nuestros empleados ya prepararon maletas para cada uno con todo lo necesario, ropa, cosas para asearse y esas cosas, y nosotros también estamos listos –en cuanto se aparto de ahí vi que estaban todos.

Joey estaba apoyado contra la pared de brazos cruzados, con Selena y Danny a su alrededor, Candy, la hermana menor de Joey estaba al frente con Charlie, el hermano menor de Danny, y West estaba justo al lado de Jack, solo que yo no me había dado cuenta.

-Estamos todos listos –dijo West.

-¿Quién nos dará las instrucciones? –preguntó Christal, quien se había acercado a mi.

-En el avión nos indicaran todo lo que tenemos que hacer –contestó él.

-¿Y dónde iremos exactamente? –no pude evitar preguntar a pesar de que nos lo dirían en el avión.

-A Paris –esta vez fue Joey quien contestó, mirándome y sonriendo dijo –la ciudad del amor.

Le mire con cara de pocos amigos, la verdad es que no me apetecía nada discutir con él.

-¿Cómo? –me sorprendió Isabelle- ¿Cómo que a Paris? Yo no quiero ir a Paris

-Pues al igual que todos nosotros, te jodes –contesté.

-¡No tengo porque haceros caso! He aceptado que me cambiases a este aspecto, y he creído todas las tonterías que me dijiste Alex, pero todo esto parece mas un secuestro que un clan de vampiros – vale, lo que dijo me enfureció.

-¿Cómo? Osea que he hablado para nada, ¿no crees nada de lo que dije?

-Por supuesto que no. Los vampiros no existen.

-¿Y el Coco si que existe no? Isabelle…

-¡NO ME LLAMES ASÍ! MI NOMBRE ES DAINA, SOLO DAINA, ¡No existe ninguna Maria Isabelle! ¡Ya me cansé de todo esto, yo lo que quiero es volver con mi hermano!

-¡ESCUCHA NIÑATA INSOLENTE! ¡Me da igual lo que tu quieras! ¡Me da igual si me crees o no! ¡Pero la única razón por la que hago todo esto es porqué es mi deber! ¡Y si no quieres hacerme caso pues te vas a la mierda y nos dejas a todos en paz! ¡A mi tampoco me hace gracia que estés detrás de mi todo el tiempo! Haz lo que quieras, a mi ya me trae sin cuidado.

-Alex…-comenzó a decir Mack, pero era verdad, por un momento creí que ella se limitaría a aceptar que era una vampira.

Entonces Joey camino hasta la cría y acariciando su pelo dijo.

-Isabelle ¿verdad? Has elegido un nombre muy bonito, estoy de tu lado, seguro que Alex no hizo bien su trabajo y no te explico bien todo.

-M-mi-mi nombre es Daina, y n-no creo en los vampiros –ella le miraba a los ojos, pero no con miedo.

-¿Eso crees? Bueno, dejame decirte que si estuviera en tu lugar también pensaría que es un secuestro, así que ¿Por qué no hacemos esto? –sacó de su bolsillo un cuchillo, me empezó a dar miedo lo que iba a hacer y parecía que a la cría también.

-¿Qué demon…-comencé a decir pero él no me dejó.

-Calla, cogelo –Isabelle, muy nerviosa, cogió el cuchillo- vamos a hacer este viaje, si en algún momento crees que te haremos daño, no dudes en utilizarlo. ¿De acuerdo?

Isabelle no dejaba de mirarle a los ojos, y asintió muy despacio, entonces Joey me miró con una leve sonrisa, claramente pase de él.

Al ver que Isabelle dirigía su mirada hacia a mi, decidí ignorarla y continuar.

-Nos vemos luego, Jack, West –dije, y camine por la dirección en la que vinieron ellos, y me siguieron todos, Christal, Mack, Jackie, Jessie y Nick, menos Isabelle.
--------------------------------------------------------
Estás es la última parte, la proxima es un nuevo capitulo :D

2. La reunion del consejo y los malditos uve. Parte 3



-Me alegro mucho que seas comprensible, pero no creo que nadie aquí este de acuerdo con lo primero que dijiste.

-¡Oh! ¡Perdona! Se me olvido añadir lo de ‘sin animo de ofender’ pero la verdad es que si pretendía ofenderos –dije con todas las ganas.

-Alex no voy a tolerar tu falta de respeto hacia...-comenzó a decir Madison, pero no me apetecía nada seguir escuchándola.

-Y si con eso ya terminó conmigo entonces me voy, que alguien, por favor, grabe el resto de la junta porque la verdad, señora, es que, a mi, no me apetece seguir escucharla ni verla por hoy –me levanté de la silla y salí de ahí de inmediato, e Isabelle detrás, otra vez.


-------Narra Isabelle---------

-Alex –dije yo.

-¿Qué? –preguntó. Estábamos caminando por un pasillo largo, no había nada mas que cuadros de paisajes, muy aburridos, yo nunca fui fan del arte.

-¿A dónde nos dirigimos? –pregunté, después de haber presenciado aquello durante el descanso no quería ir sola a ninguna parte. Además, se suponía que Alex debería estar conmigo todo el tiempo, aunque tampoco quiero ser pesada, pero esa junta tenía pinta de ser larga y no me iba a quedar allí con un montón de desconocidos.

-No lo se, simplemente quería salir de allí –contestó ella.

-No te cae muy bien esa señora ¿verdad? –dije, la verdad es que quería hablar de otra cosa, pero me daba un poco de miedo su actitud.

-Es una puta bruja manipuladora…ufff! Me saca de quicio, pero no quiero hablar de ello, ¿dónde estabas durante el descanso? –¡por fin!

-Verás de eso quería hablarte… mientras te buscaba en esa sala, sin querer me perdí y entré en una habitación y allí…

-¿Alli que? –preguntó ella, ya que me quede un momento pensando en lo que vi.

-Allí vi a la chica que vimos antes, la del pelo blanco y ojos bonitos…

-Era Selena, y sus ojos no son bonitos. –dijo Alex

-Bueno, pues a mi me pareció que eran muy bonitos, pero el caso es que estaba con un chico, se estaban besando, pensé que era lo típico que hacéis los mayores…

-Ahh es verdad, mentalmente tienes 12 años –aquel comentario me molestó un poco ya que no era del todo cierto.

-13 –le corregí.

-Lo que sea, ¿y que si Selena se estaba enrollando con un tío? Me da igual lo que ella haga con su vida.

-Es que tu dijiste que los vampiros no podían beber sangre de otros, que estaba prohibido, y ella… lo estaba haciendo –no pareció sorprenderse.

-Bueno… por lo general está prohibido beber sangre entre distintas razas, es decir, que si un uve toma sangre de un carmesí o viceversa, eso si que es un delito, pero cuando son de la misma raza no pasa nada, es mas, da un gusto de placer tomar la sangre de la persona con la que te enrolles, incluso cuando dos vampiros practican sexo, también desean beber sangre uno del otro. Lo que quiero decir es que esta prohibido que uno beba sangre de otro que no sea de su raza.

-Cómo tu, que eres una carmesí, bebiste la sangre de Joey. ¿No?

-Si exactamente, aunque te pediría por favor que no me lo recordarás todo el tiempo. Dejemoslo como un recuerdo de un pasado oscuro. Y para ti, el presente comenzará a partir de ahora, como una carmesí.

-Hay muchas cosas que aun no comprendo…–dije y en ese momento, casi sin darme cuenta, llegamos a un lugar muy bonito, había una fuente grande, y muchas flores a su alrededor, era precioso. Nos sentamos en un banco que había justo al lado de la fuente.

-Vale…dime que no entiendes –noté a Alex mas tranquila de lo normal, así que decidí aprovechar antes de que su actitud borde volviera.

-Los otros vampiros…los que llevaban uniformes negros, vi a algunos que bebían sangre, de una bolsa, había bolsas de sangre en el comedor, y también patatas fritas y sándwiches. No entiendo nada de eso.

-Los de la Sombra negra son los que usan uniformes negros, ellos ya serían esos vampiros que salen en los libros que leen los humanos, ellos se derriten si se exponen al sol, no pueden decir palabras religiosas, y necesitan beber sangre, aunque en su caso, usan sangre de animales. Sin embargo nosotros y los uve, somos escalones altos, vampiros con privilegios, el sol no nos hace nada, podemos decir ‘’Dios’’ sin ningún problema, y nuestra sed de sangre solo se manifiesta muy de vez en cuando, luego están los otros clanes de vampiros que están por debajo de los Sombra Negra, ellos son mas sensibles a la sangre, por eso se les vigila mucho, además de que sus poderes son menores.

-Entiendo…¿y como se llaman los otros clanes?

-Después de los Sombra Negra están los Místicos, luego los del Espíritu Renacido, y por último están los del Descanso Eterno, éstos son los mas peligrosos en cuanto a crímenes, son ellos los que convierten a los humanos en vampiros.

-¿Porqué cada uno tiene un nombre? Yo siempre pensé que los vampiros eran simplemente vampiros.

-Bueno…ni siquiera yo se eso, simplemente nos dividen en grupos según nuestra fuerza, tampoco se el significado de todos los nombres, solo el nuestro, Carmesí por nuestra sangre que es de ese color.

-¿Desde cuando eres una Carmesí?- no quería ser entrometida, pero sentía curiosidad.

-Desde hace mucho, bueno…es suficiente por hoy –se levantó del banco, algo molesta, y comenzó a caminar.

No debería haber preguntado aquello.

----------------Narra Christal-----------------


Por fin habíamos terminado la junta, aunque para mi fue un simple blah blah blah…que aburrido, pero en fin, no me sentí con ánimos de hacer nada mas que salir de allí, al fin y al cabo, no conseguí lo que buscaba de la biblioteca de este instituto uve.

Necesitaba saber mas sobre mi pasado, pero no pude averiguar nada, aunque igualmente le di las gracias a West por ayudarme a entrar a la biblioteca, el era el sustituto del representante del Instituto

NY, es decir después de Jack, el hermano de mayor de Joey, mandaba West.

-¡Christal! –oí a Mackayla gritar desde atrás, venía corriendo con Jackie, la gemela de Jessie, ambos fueron crías de Alex, al igual que Mackayla y yo, a lo mejor por eso somos amigos.

-Respira Mackayla, ¿dónde estabas? No te vi en la junta, ni en el viaje.

-Este libro…el del trabajo…-parecía que había corrido la maratón ya que no dejaba de respirar con dificultad, es verdad, a Mack nunca le habían gustado los deportes, sin embargo a mi me encantaban.

-¿qué pasa con ese libro?

-Este libro habla de Alex…de cuando ella era humana –explico Jackie. Yo me quede muy sorprendida.

-¿Qué estas diciendo?

-No menciona su verdadero nombre, solo el de su familia, aun así creo que nadie se ha dado cuenta.

-¿De que?

-¡De que Alex sale en el libro! Ya llame a la editorial que lo publico, al parecer este libro es de hace cientos de años, por lo que el autor ya esta muerto. –dijo Mack casi gritando.

-¿Y como es que los profesores no se dieron cuenta? ¡¿Cómo es que Deborah no se ha dado cuenta?! –no me di cuenta pero lo dije como si estuviera desesperada.

-¡No lo se! He estado revisando todos los detalles, la mayoria de cosas coincide con los pocos recuerdos que Alex me conto de cuando estaba viva.

-¿Lo leyó? –pregunté casi de inmediato.

-Creo que no, el otro día lo cogí de encima de su mesa, y si no nos comentó nada entonces es que aun no lo ha leído –dijo Mack.

-Pero no creo que tenga mucha importancia, al fin y al cabo, Alex no sabe cual era su nombre –dijo Jackie. Aunque no tenía razón.

-No J –así los llamábamos a ambos, a ella y a su hermano- si ella lee el libro, hay un 75% de probabilidades de que recuerde cosas de su pasado, los vampiros tenemos buena memoria, si ella lo descubre y la directora descubre que lo descubrió, le borrarán la memoria.

Vale, si, era algo a lo que yo también me arriesgaba, pero yo necesitaba saber algo, y no dejaré de investigar hasta saber como era mi vida cuando era humana. Sin embargo, esta situacion me ponia de los nervios, si Alex descubria algo de su pasado le borrarian la memoria, y nos olvidaria a nosotras, olvidaria todo y comenzaria desde el principio, esta vez la cria seria ella.

No estaba dispuesta a dejar que mi ex mentora me olvidara, y que ahora ella se conviertiera en la cria de cualquiera de nosotras. De todas formas, no comprendo porque a los que hemos olvidado todo sobre nuestra vida nos este prohibido saber, según la directora es para protegernos fisica y sicologicamente, pero sigo sin entenderlo, Mackayla lo recuerda todo y ella esta perfectamente, o la nueva cria de Alex, también lo recuerda todo, y hasta ahora no veo que le pase nada. No es justo. Yo también quiero saber como he muerto.

-------------Narra Alex-----------


No me gustaba hablar de mi pasado, y lo cierto era que no conocía mucho sobre ello, sabía cuanto tiempo llevaba siendo vampira, sabia donde nací, y también tengo algunos recuerdos de lo que hacia y de cómo vivia, pero no recuerdo a mi familia, ni como eran, ni sus nombres, ni el mio.

Pero tampoco es que me importase demasiado. Me daba igual, sinceramente.

Justo en ese momento, oí a Mack, Christal y Jackie hablar. Y decidí acercarme, con Isabelle a mi lado. (Ahh que pesadez era cuando la cría te seguía a todas partes)

-…borrarán la memoria. –dijo Christal.

-¿A quien le borrarán la memoria? –dije yo acercándome a ellas.

-¡MIERDA, ALEX! ¡No me asustes así! –decía Christal.

-No me entero, ¿Qué estáis diciendo? –dije.

-¡No es nada! En serio…-comenzó a decir Mack…¡Mackayla!

-¡Ostras Macky! Por fin me hablas, no hablo contigo desde un poco antes que llegó la cría.

-Si…es que estaba un poco ocupada, ¡eso nada mas! –estaba nerviosa…me estaban ocultando algo.

-Pues sí, desde que cogiste el libro del trabajo que nos mandaron, ¿acaso descubriste algo?-pregunté, aunque ya sabía que había dado en el clavo.

-¡NADA! –dijeron las tres a la vez, yo tenía razón. Pero no iban a decirme nada, así que tenía que leerlo yo por mi cuenta…mas trabajo.

En ese momento se acercaron Jessie y Nick, quienes en el pasado, fueron mis crías, y ahora eran mis amigos.

-¿Estáis listas? Nos vamos en dos horas –Dijo Nick.

-¿Qué dices? ¡Pero si no hemos traído nada para el viaje! –exclamó Mack

-Ni siquiera sabíamos que íbamos a hacer un viaje –dijo luego Jackie.

-Es igual, si lo unico que podemos usar es el uniforme, estamos condenados a usarlo el resto de nuestra vida, y como somos inmortales, estamos condenados para siempre. –dijo Jessie, como si tuviera gracia.

-Bueno, el uniforme no esta tan mal –dijo Isabelle, y en ese momento todos la miraron. La note algo tensa – es mas, creo que tiene un toque elegante.

-Aww, que inocente eres –dijo Christal- no te preocupes, todo el mundo alguna vez se arrepiente de algo que dijo en el pasado. O que hizo…-dijo Christal mirandome.

-¡Oh vamos! ¿vas a sacar el tema? –dije yo sabiendo a lo que se referia, a Joey.

-¡Por supuesto que si!

-¡Es verdad! Le besaste, le besaste, le besaste, le besaste…! –decia Mackayla- ¿sabes que ahora eres la mas envidiada de este instituto? Todas las uve ya lo saben.

-¿QUÉ? ¿Cómo demonios lo saben? –mierda…

-A lo mejor la chica esa, Selena, lo habra contado –sugirio Isabelle –sabes Alex, yo creo que ese chico es muy guapo, no deberias estar avergonzada.

-¿Guapo? –comenzó Christal- perdona, pero guapo no seria palabra suficiente para describirlo, ¡Ese tio esta que te cagas! ¡Si no me desagradaran tanto los niños lo haría el padre de mis hijos!

-Y si no fuera uve –añadió Alex.

-Tambien, ¡Joder! ¿Porque hay tan poco tio bueno disponible en este mundo? –dijo Christal algo decepcionada.

-¡Eh! Que tenemos sentimientos –insinuo Nick algo dolido.

-Oye, ¿acaso no conoces mi teoria sobre los tios buenos?

-¿Una teoría? –pregunto Isabelle.

-Exactamente, mira, de todos los hombres del mundo, ya sean humanos o vampiros, el 60% son feos, un 15% son gays, luego, el 20% o son famosos o ya estan cogidos, y por ultimo, queda un 5% que se reparte entre humanos y vampiros. Y Joey es del 5% -si vale, la teoría de Christal era algo rara, pero yo estaba de acuerdo. ¡Menos a lo de que Joey era del 5%!

-Podriamos decir lo mismo de vosotras, tampoco es que seais pibones –dijo Jessie.

-¡¿Perdona?! –comenzó Mackyla.
-¡Oye! ¡Perdona que te diga, pero nosotras estamos para mojar pan! –aclaró Christal.
 ---------------------------------------------------------------------------------------
Siento no haber publicado antes, pero casi como que pase de todo...ainss lo siento otra vez.

2. La reunión del consejo y los malditos uve. Parte 2

No sabía como describirlo, simplemente me deje llevar, era como si mi cuerpo no quisiera responder a lo que decía. Él me estaba besando, y parecía que yo le estaba correspondiendo ¿era así? Ni siquiera pude abrir los ojos una vez que los cerré, era como si de verdad me gustase besarle.
Aunque si pudiera hacer algo, no serviría de nada, el era muy fuerte, todos los vampiros lo somos, pero él era mas fuerte que yo.
No sabría decir cuanto tiempo estuvimos así, pero en cuanto nuestros labios se separaron… no lo dude ni un segundo. Intenté darle una bofetada, digo intenté porque no lo conseguí, el fue mas rápido y me cogió la mano.
-¿Por qué me odias tanto Alex? Acaso no era esto lo que llevabas deseando desde que no eras mas que una simple cría.
-Suéltame cerdo asqueroso –dije yo mirándole a los ojos.
-Lo haré si me contestas, hablo en serio.
-Yo también hablo en serio, suéltame porque me estas haciendo daño, además, tenemos público –me di cuenta, Sel nos estaba observando desde hacía un buen rato ¿porqué se quedo callada? Estaba de manos cruzadas, mirándome a mí con un odio profundo. Por una parte me sentí feliz, me encantaba molestar a Sel, por otra, era que el hecho de que haya besado a Joey, no era algo que me gustase ir presumiendo.
-Joey, la junta reanudará en diez minutos.
-¿Y? –preguntó Joey algo enfadado.
-Tu madre pregunta si ya has hecho lo que te pidió.
-Estoy en ello, Sel.
-Se nota se nota –en ese momento volvió a dirigir su mirada hacia mi- Alex, así  que tu actitud de ser dura y extrovertida no era mas que una simple tapadera, y que sigues siendo una mas de las mil mocosas Carmesíes que adoran a Joey,  bueno aunque yo ya sabía eso.
-¡Vaya!- comencé yo- No tenía ni idea de que me tuvieras tanta envidia.
Note como Selena me miraba con furia por aquel comentario, pero no podía hacer otra cosa mas que irse, ya que en presencia de Joey no quería ser brusca, aunque si él no hubiera estado, seguro que se hubiera armado una buena…
-Entonces me voy, Joey ten cuidado, posiblemente intenté quitarte mas sangre de la que ya te quito, que aunque hayan sido míseras gotitas, podrían cambiarlo todo –y se fue por donde vino.
No me había dado cuenta, de que Joey todavía tenía rodeada la cintura con sus manos, me separé de él lo más rápido posible ya que estaba distraído viendo como se iba Selena.
Entonces me aleje unos cuantos pasos.
-Haz lo que quieras, siempre me estoy metiendo en líos que nunca me arrepiento, y éste no va a ser diferente.
-Pero en todos siempre metes a Deborah, ella siempre es responsable de lo que haces, y mi madre siempre le está perdonando todo. Esta vez no lo hará –dijo sin mirarme.
-¿Todo es una tapadera verdad?
-¿Qué?
-Es demasiada casualidad que nos pongan a todos nosotros juntos, y nos mencionen los primeros, aun no dijeron el resto de grupos –no se porque, pero todo me cuadraba.
-No cambies de tem…
-Contesta –dije seriamente y tras un momento de silencio, Joey hablo.
-Mi madre confía en nosotros para que lo hagamos, y te eligió a ti porque sabe que manejas bien tus poderes, pero eso también eligió a todos aquellos que fueron tus crías –lo dijo como sin mirarme y me tiendo las manos dentro de los bolsillos, como si le diera vergüenza admitir que yo realmente sabía como adiestrar crías. (Lo se, soy asombrosa)  Pero no pude evitar sentirme enfadada en mi interior, otra vez, intentaban cargarme todo el trabajo.
-Lo sabía…
-Alex, poco a poco estamos cayendo, alguien esta matando a muchos de nosotros de una forma que desconocemos y no sabemos que hacer. La única solución que encontraron mis padres es enviar un grupo secreto a investigar y a darles caza. Y si nos mezclamos sería mejor.
Aja, claro, cuando los Carmesíes necesitamos ayuda de uves, están súper ocupados, pero cuando ellos necesitan de nuestra ayuda, tenemos que estar a sus pies.
-No tenemos porque ayudaros.
-Tu no representas a todos los Carmesí.
-¡Ni tu a los uve!
-El caso es…que bebiste mi sangre, aunque fue solo un poco se que no pasará nada, pero si les comento lo que hiciste, mi madre pensará que sois los Carmesí los que estáis cometiendo los delitos.
No puede ser…ahora recurrirá al método mas miserable, las mentiras.
-Pero tu sabes que lo hice por…
-Si, lo sé. Pero ella no. Es más, no tiene ni la mas minima sospecha sobre vosotros. Sería demasiada casualidad que te estés negando a ayudar y que encima hayas bebido mi sangre.
-Eres…eres…-sabía que le encantaba sacarme de quicio porque en ese momento pude ver su retorcida sonrisa en su puñetera cara.
-¿Meterás en problemas a los tuyos? ¿O colaborarás con nosotros?
Le di la espalda y decidí mirar hacia los edificios que podías ver desde aquella terraza. Entonces sentí su respiración a mi lado.
-Tú decides –dijo, y seguidamente entró.
Que hacer, que hacer, que hacer…No quería obedecer a ningún uve, pero si no lo hacía, no solo me encerrarían a mi, si no a todos los que están relacionados conmigo.

-----------------Narra Sel------------------
Me sacaba de quicio ver a Alex con Joey, pero me enfadó mas que encima le haya besado.
Esa maldita zorra… Joey siempre está tratando acercarse a ella, y al principio pensé que era solo para que volviesen a ser amigos, pero no parece que él quiera una simple amistad, no se molestaría tanto por una chica.
Llevo mucho tiempo intentando enrollarme con él, pero siempre me rechaza.
No estoy colada por él, ni enamorada (ugh, enamorarse es de idiotas)  simplemente que ¡el tío esta buenísimo!
Yo no soy la mala, intenté ser amiga de Alex cuando la conocí, pero siempre me estaba insultando y buscando pelea.
-Ya van a reanudar la junta –dijo Danny. Estaba conmigo en el comedor, todos se dirigían hacia la sala de la junta otra vez, pero yo preferí quedarme,
-¿Y?
-Pues vamos…
-Adelántate tu. Yo tengo que hablar con Joey.
-Por mucho que insistas, no conseguirás salir con él –dijo metiéndose una patata frita en la boca.
-¿Acaso te pone celoso que quiera salir con el? – era verdad que nosotros teníamos ‘’algo’’ pero eso no impedía que saliéramos con otras personas.
-En absoluto, lo digo porque es mi amigo y me preocupo por él.
-¿Insinúas algo de mi? –antes de que Danny pudiera contestar, Joey entró por una de las puertas que conducía hacia donde estábamos.
Estaba muy relajado, cogió una patata y dijo:
-Ya está.
-¿Lo hiciste? –preguntó Danny, yo preferí pasar de él.
-Si, seguro que acepta. Prácticamente la obligue a aceptar –dijo Joey sonriendo.
-¿Cómo? ¿Besándola? –dije yo sin mirarle y con un tono irónico.
-¿Tienes algún problema con eso Sel? –dijo Joey mirándome.
-Te quito sangre Joey, no deberías volver a acercarte a ella, quien sabe lo que hará la próxima vez, si tu madre se entera…
-…que no se enterará. ¿verdad? –dijo mirándome seriamente.
En aquel momento entró, por otra de las puertas, otra de las antiguas crías de Alex, Christal creo que se llamaba.

-----------------Narra Alex-----------
Pase por el largo pasillo para llegar al comedor, al menos quería un sándwich. Pensé que no habría nadie, todos estarían ya en la sala preparándose para la junta.
Al entrar al comedor, vi que me equivocaba. Estaban Danny, Selena, y Joey hablando con Christal.
-…ah mira, ahí está –dijo Joey.
En ese momento todos me miraban, ugh no tenía ganas de hablar con ninguno de ellos.
-¡Alex, date prisa. Llegamos tarde! Seguro que la directora está histérica –dijo Christal caminando.
Cogí un sándwich y según caminando, Christal se puso a mi lado.
-Conociéndote, deduzco que no estabas aquí hace un rato y te fuiste a no se donde –dije ignorando a Joey, que no dejaba de mirarme.
-Ehmm…bueno… -decía Christal. Como siempre, yo tenía razón.
-Alex, ¿Has pensado ya en lo que hablamos? –dijo Joey.
¡¡Maldito imbécil!!




-Bueno, Alex. Habrás deducido que este pequeño descanso era para que te lo pensarás mejor –dijo Madison. Todos estaban dentados en sus nuestros respectivos sitios, excepto yo, que estaba de pie.
-Y tanto, algo me obligo a pensármelo mejor –maldito Joey…me estaba mirando con su maldita sonrisa…
-¿Y bien? ¿Qué decides?
-Creo que los uve necesitáis siempre ayuda y que no podéis hacer nada solitos. Así que sí, os ayudaré en vuestra ‘’investigación’’ aunque ese sea vuestro trabajo.

2. La reunión del consejo y los malditos uve. Parte 1

II
La reunión del consejo y los malditos uve.

Durante todo el viaje en el avión privado del Instituto Phoenix, la cría estuvo sentada a mi lado callada y mirando a cada uno de nosotros, me miraba a mi, que me resultaba muy incomodo, miraba   a Christal, que estaba hablando con West, (siempre lo hacía cuando el venía) a Mackayla, quien estaba perdida en el libro que me cogió, a la directora...prácticamente a todos.
Yo sabía perfectamente que ella estaba tramando algo, a estas alturas cualquier cría estaría llorando y no tan tranquila como lo estaba ella. Pero decidí dejarla hasta después de la reunión que se celebraría a las doce, es decir dentro de cinco horas.
Ahora estábamos en una sala del Instituto New York de la Noche, un Instituto de Uves. Al ver que me había levantado, la directora Deborah enseguida se preocupó.
-Alexandra...
-Solo quiero ir a dar una vuelta. -me miró seriamente y enseguida dije- no voy a hacer nada malo, solo voy a pasear un poco.
-Más te vale, tranquilidad y respeto a los vampiros de la Última Voluntad.
-Que si que si...- y salí de allí casi corriendo. Detrás de mi iba Daina, siguiéndome con pasos firmes, y aunque estaba detrás, noté que no dejaba de mirarme a la cara.
-Oye…no tienes porque seguirme, quédate en la sala –dije yo cuando me detuve y me di la vuelta.
-Es que…no, no confío en ellos –dijo dando un paso hacia a tras.
-¿Y en mi si confías?
-No del todo, pero se que no me harás daño, creo que eres una buena persona.
¿Buena persona? No recuerdo la última vez que alguien me dijo que era una buena persona, por lo general, muchos vampiros tienden a odiarme (sobre todo los uve, ya que saben perfectamente que los detesto) creo que incluso hay quien se asusta de verme y retrocede.
-Como quieras, pero es peligroso, déjame decirte que si te ve cualquier uve, sabrán enseguida que eres una cría y… -no pude llegar a terminar lo que iba a decir, ya que alguien vino a estorbar.
-Anda Alex, justo venía a saludaros, a  nuestros queridos amigos Carmesí de Phoenix –dijo Selena Simmons, una de las muchas razones por la cual odio a los uve. Iba acompañada de Danny, su ‘’medio novio’’  digo medio porque siempre se les ve enrollándose en cualquier lugar, tanto si hay público como si no, pero aun así, ambos salen con otras personas. Es una pareja un tanto ‘’rara’’
-No somos amigas Selena.
-Claro que si, y porque lo somos me dirás porqué razón tomaste sangre de mi Joey.
¡Mierda! Ese imbécil habló, estaba segura que no diría nada.
-1. No es tu Joey. 2. No tengo porque darte explicaciones de nada, así que ¡Adios! – dije, y seguí caminando, pero justo cuando pase por su lado, me agarró del brazo y me detuvo, enseguida me aparte de ella.
-¡No me toques! –dije enfadada.
-No hemos terminado.
-Lo que te molesta es que yo lo haya besado antes que tu ¿Quieres que te diga que sabor tienen sus labios?
-Eres muy estúpida, sabes perfectamente que ahora mismo puedo detenerte y encerrarte.
-En ningún momento dije que bebí su sangre, no tienes pruebas .
-No, pero seguro que tu cría lo sabe, vamos a  averiguarlo.
¡¡¡Mierda!!! ¡La cría! Yo sabía perfectamente lo que iba a hacer, siempre hacía lo mismo con mis crías (Eww eso ha sonado a gallina)
-Sel, esta prohibido usar los poderes si no es por una buena razón, si te pillan… - intervino Danny, que hasta ahora se había limitado a escuchar y mirar.
-Cállate, se lo que hago.
Selena miró fijamente a Daina, que había permanecido en silencio durante nuestra discusión. Daina ni siquiera intento desviar la mirada, pude ver como los ojos de Selena cambiaban de su color rojo natural, a un morado intenso. Debía hacer algo rápido, si no iba a descubrir que en verdad le quite sangre al idiota de Joey, y tenía el poder perfecto para evadir su ataque.
Extendí mis manos hacia arriba, formando una barrera transparente con algunas líneas moradas, un escudo. En cuanto alcé el escudo, Daina despertó y dejo de mirar a Selena a los ojos.
-Oh vaya, así que éste era tu famoso poder que nadie quiso decirme –dijo Selena relajándose un poco, ya que utilizar un poder requería de cierta concentración.
-Sigue tu camino, y yo seguiré el mío Selena – entonces baje las manos y el escudo se disolvió de inmediato.
-Vamonos Daina –seguí por el pasillo y Daina detrás de mi, seguía mirando a Sel.
-¿Qué..que me hizo?- preguntó la cría- sentí como si me vaciaran la mente.
-Hurgaba en tus recuerdos, ese es uno de sus poderes, puede leer tu mente mirándote, aunque es mas fácil si te mira directamente a los ojos y tu a ella. Quise advertirte antes, aquí, tienes que mantener tu mente en blanco, no pienses en nada cuando estés cerca de un uve.
-Esta bien…ehmm Alex.
-Dime.
-He pensado en lo que me dijiste antes y…creo que ya tengo un nombre.
-¿Y cual es?
-Ehm…María Isabel Kinsey, Isabel mas que todo –no pude evitar soltar una risa –¡no te rias!
-Vale vale, lo siento, Isabel…

-Damos comienzo a la junta. Como hemos explicado en la carta que enviamos a cada uno de los institutos, empezaremos con el plan que hemos ideado nosotros, los presidentes, para conseguir atrapar a los vampiros que convierten a los humanos en crías para así, después, en vampiros.
Pero principalmente, queríamos hablaros de los conflictos mas importantes que estan sucediendo y que hemos ocultado por razones de seguridad.
Alguien está secuestrando vampiros de nuestra raza; Ultima Voluntad, Carmesí y Sombra Negra, y les esta arrebatando sangre, cualquiera de vosotros podríais ser afectados, todos tenemos que inspeccionar nuestro nivel de sangre vampiriza, para verificar cuantos afectados hay.
No sabemos para que se utiliza esa sangre, tal vez, con ella convierten a los humanos en vampiros, o alguien se la este bebiendo para subir de rango (algo que sabéis todos que está completamente prohibido) no estamos seguros. Por eso explicaremos brevemente nuestro plan.
Blah blah blah…era todo lo que resonaba en mi cabeza, solía ponerme auriculares y escuchar música mientras Madison, la madre de Joey y la presidenta, hablaba en la junta (como los humanos hacen en las misas) pero me odia tanto que no puede evitar mirarme todo el tiempo (algo que resultaba muy molesto) y me pilló.
Estaba sentada al lado de Deborah (como siempre) era una gran sala, en el centro estaban los presidentes y los vicepresidentes, con unas sillas y mesas que giraban si ellos querían, ya que después había una mesa circular alrededor de ellos en los que estaban los directores y los representantes de cada instituto, y los demás invitados estaban detrás de nosotros.
-Hemos convocado a los jóvenes que mejor dominan sus poderes de cada instituto Carmesí y Sombra Negra. Haremos grupos mezclando vampiros de nuestro raza con los vuestros, y cada grupo deberá viajar al país respectivo que le asignemos, allí tendrán que investigar a los vampiros de rango menor, tendréis que averiguar que raza está cometiendo estos delitos.
Los grupos serán de 15 personas, y los elegiremos nosotros. En el primer grupo estarán mis tres hijos: Jack, Joseph y Candy Williams, tambien estarán Daniel Smith De La Casa Blanca Rosales Escudero, y su hermano Charlie Alexander James De La Casa Blanca Rosales Escudero, también estarán Nathan West Jackman, y las señoritas, Selena Simmons y Emily White.
Po otro lado, del instituto Carmesí, hemos seleccionado a siete jóvenes del mismo instituto, del instituto de Phoenix.
¡¡Mierda!! No me está gustando nada lo que está diciendo.
-Son los siguientes: Christal Melysa Russel, Mackayla Lucie Roberts, Nicholas Randy Cassel, Jackeline Molly Taylor, Jessie Mackenzie Taylor y, por supuesto, a la representante de los alumnos Alexandra Kayla Lee y a su cría, ya que era inevitable.
¡Lo sabía! ¡Esa vieja bruja! ¡Maldita sea!
-Si alguien de este grupo tiene algo que objetar que hable ahora…
Enseguida me levanté.
-¡Yo misma! Madison.
-Presidenta Madison para ti Alex, y ya sabía perfectamente que te levantarías.
-Entonces no hace falta que diga que no quiero formar parte de todo esto.
-Esto es algo muy serio, no lo vemos como un juego ni nada parecido, estamos hablando de sangre vampirica.
-Ya bueno, pero en todo caso, ese es trabajo de uves, no de Carmesíes.
-Alex siéntate cariño…-empezó a decir Deborah cogiéndome del brazo.
-Somos vampiros de la Ultima Voluntad, no ‘’uves’’ como tu los llamas, este trabajo requiere la ayuda de las demás razas.
-Pues en todo caso, quiteme a mi, hace nada me mandaron una cría, ya tengo trabajo. Vosotros deberíais ocuparos del vuestro, y no dejar que otros lo hagan –dicho esto me fui, y sin importar que me estuvieran llamando.
-Vamos a tomar un descanso de media hora, si seguís recto el pasillo encontraréis la sala de aperitivos y podréis…-fue lo último que oí.
-------------Narra Christal---------
Mierda, otra vez Alex intentaba librarse del trabajo, la comprendía muy bien, ella siempre estaba de aquí para allá haciendo cosas, y es por ser la representante. Me hubiera gustado ayudarla, pero tenía que hacer otra cosa.
Tras revisar algunos archivos en la biblioteca del instituto, descubrí que llevaba razón, Russell no es un apellido común, ningún otro vampiro lo lleva. Si no recuerdo mal, yo elegí el nombre de Christal, cuando era la cría de Alex, recuerdo haber estado muy asustada, tenía esta apariencia, es decir, que no hizo falta usar el poder de acelerar el crecimiento en mi. También recuerdo que fue la directora quien me puso Russell, y le pregunté porqué me lo puso, y ella simplemente me dijo: ‘’elegiste un nombre muy bonito, así que decidí coger uno bonito y original, ningún otro vampiro lleva este apellido’’
Al principio no me importaba nada de eso, pero ahora, quiero saber mas sobre mi anterior vida humana, y se que lo del apellido no tiene nada que ver pero, por algo tenía que empezar. Ahora me dirigía a la gran biblioteca de este instituto de uves. Posiblemente allí esté la ficha completa con mis datos, y explique con detalles mi…muerte.
Solo había un problema…
-Solo tienes que darme la llave, se llegar a la biblioteca yo sola –le dije a West, que estaba  caminando a mi lado con las manos dentro de los bolsillos.
-Ya te he dicho que solo quiero ayudar.
-Es suficiente con que me des la llave.
-No estoy de acuerdo con eso.
-Además, ¿Por qué razón insistes en ayudarme
-Porque me gustas, te lo dije desde un principio.
Es verdad, me lo dijo hace ya varios meses, cuando, comencé a investigar sobre mi apellido, pero no le dije nada, no es que me desagrade ni nada de eso pero…prefiero mantener las distancias con los uve.
--------------------Narra Alex------------
Por suerte Dai…no, Isabel no me siguió, llevaba ya un buen rato que no se despegaba de mi, y eso irrita bastante, pero como salí de la junta rápido…
Ahora me encontraba en una de las terrazas, no había casi nada mas que una mesa y sillas, no sabía que hacer, no quería mas trabajo, siempre estoy haciendo lo que Madison dice y ya me he cansado.
-Hey –dijo alguien.
-El que faltaba –me di la vuelta sabiendo quien era… Joey.
-¿Se te perdió algo?
-Solo vine a darte un consejo –como siempre, venía a molestar, se iba acercando a mi poco a poco, algo que no me gustaba.
-No necesito tus consejos. Ya se que vas a decirme que acepte lo que dijo tu mami, pero ya tome una decisión.
-Por tu bien y el de Deborah, te aconsejo que aceptes –no se a que vino hablar de Deborah, pero ya sabía lo que iba a hacer, de alguna forma, comencé a presentirlo.
-¿Qué tiene que ver Deborah en todo esto?
Señalo sus labios.
-Me quitaste sangre Alex, eso es una falta grave y lo sabías. Ire directo al grano, si no aceptas esta investigación, diré a todos que me robaste sangre.
¡Mieeerdaaa! Sabía que no iba a decírselo a nadie, pero si cabía la posibilidad de que usará el chantaje.
-¿Porqué quieres que yo vaya?
-Pasaremos tiempo juntos cariño –por un momento pensé que se tomaba su trabajo en serio, pero ya vi que hay cosas imposibles, entonces, rápidamente, casi sin darme cuenta, se abalanzó sobre mi, rodeando mi cintura con sus manos, no entendí muy bien que pasaba conmigo, pero por alguna razon deje que me besara.

1. La nueva cría. Parte 6

Maldije una y otra vez haberle besado, pero no el haberle quitado sangre. Supe desde el principio que eso me metería en problemas con el consejo en el caso de que él me denunciará, no me importó que Christal, Mackayla y su madre lo vieran, sabía que ellas no lo harían. Pero si esta cría lo vio, en cualquier momento podría amenazarme, o decircelo a cualquier persona, entonces si que estaría en un gran lío.
-Así que...¿nos viste? -pregunté yo, me senté rápidamente en la cama y ya estaba frente a ella.
-Das buen ejemplo como mi maestra.
-¡Callate! Escucha, voy a ser suave contigo, no le digas esto a nadie, absolutamente nadie. Tienes razón, no doy buen ejemplo, pero si alguien mas se entera aparte de las que lo vimos mi vida estaría en peligro, o la de la Directora.
-No me voy a meter en asuntos que no me influyen de momento.
-¿De momento?
-Así es, primero termina de explicarme, quiero saber sobre los Carmesí.
La mire mal un momento, ya sabía yo que esta cría no sería fácil así que sería mejor seguirle el juego.
-Los Carmesí somo vampiros con un poco de sangre humana y el resto vampírica, tenemos cinco o seis poderes, y somos el escalón bajo depués de los uve. Los Carmesí jóvenes como yo, nos ocupamos de las crías que los uve nos traen, tenemos la obligación de acompañarlos y cuidarlos hasta que sepan usar sus poderes, y enseñarles un poco todo esto. Los mas mayores se ocupan de cosas como tiendas, enfermería...todo. Nos llaman Carmesí porque nuestra sangre es tan roja como el color carmesí.
-¿A los de la uve? ¿Porqué los llaman Última Voluntad? -puse mis ojos en blanco. ¿Qué tanto quería saber de esos uve?
-Los llamamos uve porque no queremos decir el nombre entero, son las siglas, UV, uve, para no repetir la u. Y se llaman Última Voluntad por el Dios Sadrian, Dios de la Última Voluntad, que fue quien los salvó del Dios Ra, pero eso solo es una leyenda, no se sabe si es cierta o no. Tampoco la de que nuestro clan Carmesí proviene de una vampira uve traidora.
-Vale...
-¿Quierés saber algo mas? Imagino que si.
-De momento no. Solo dime unas cuantas cosas, en los libros, leí que lo vampiros no pueden salir a la luz del sol, que se queman. Tampoco pueden decir palabras sagradas como Dios. ¿Y acaso sus ojos no se vuelven rojos?
-Esto último y nos vamos que tenemos prisa, ni a los Carmesí ni a los uve nos afecta eso de la luz del sol, al principio nos resulta incomodo si, pero uno se acostumbra y ya ni molesta. Sin embargo, a los de la Sombra Negra y los mas bajos, si que les afecta, ellos no pueden exponerse a la luz del sol, o si no se quemarían tal y como pone en tus libros. Lo de decir esas palabras, una vez que llevas décadas siendo vampiro, consigues decir palabras como esas, tras mucho esfuerzo, pero se consigue. Y tu puedes decirlo todavía porque aún eres como una humana, pero en cuanto descubras tus poderes, te afectaran todas estas cosas. Aunque lo de la luz no porque eres una Carmesí. Y por último lo de los ojos rojos, eso es solo al cazar, y nosotros no lo hacemos, no cazamos humanos.
-Pero si animales.
-Tampoco, eso lo hacen los de la Sombra Negra.
Me levante y me estire un poco en señal de cansancio, mientras ella seguía en mi cama sentada.
-Muy bien, coge un uniforme del armario y pontelo, ahora te quedara bien. Entonces ella se levantó de la cama y en cuanto pisó el suelo, casi se resbala al verse en el espejo de en frente. Gritó.
-¡Callate! -dije yo.
-Es...es verdad, ahora recuerdo, esa chica, ¡la de antes! ¡¿Que demonios me hizo?!
-Yaaa, pero no grites, esa de antes era Christal, también fue mi cría en su día, pero hace decadas que dejo de serlo, uno de sus poderes es acelerar el crecimiento, y tuvo hacer que tus hormonas maduraran un poco para que no parezcas de trece años -entonces ella se miro mejor– ves, ahora pareces de dieciséis.
-Mi pelo -dijo tocándoselo- esta mas largo, y estoy mas alta.
-Por otra cosa, nos has cambiado mucho, ah y tus tetas son mas grandes si no te has fijado -entonces ella me miró un preocupada.
-¿Era necesario esto?
-Las crías que de menos de catorce años no pueden descubrir sus poderes hasta que se hagan un poco mas mayores, así que necesitábamos que tu crecieras un poco para poder comenzar.
-Mi hermano...no me reconocerá.
-Olvida a tu hermano, no podrás volverlo a ver nunca más. Y ahora, ¿ya has elegido un nombre?
-He dicho que no pienso hacerlo.
-Me da igual, si tu no quieres elegir uno entonces la directora te pondrá uno y punto, ahora coge esto y cámbiate de una puñetera vez -dije yo lanzandole un uniforme que cogí del armario.

1. La nueva cría. Parte 5

------Narra Alex------
Siempre me hacía lo mismo, ¡odio a toda la familia Williams! La madre es una bruja, siempre manipula las cosas para que le salga todo como ella quiere, y si no, pasa directamente a las amenazas, el señor Williams mueve cualquier hilo para que todo le salga tal y como quieran sus hijos, Candy, la hija menor, es como su madre, una manipuladora, siempre consigue todo lo que quiere, Joey, al que mas odio de toda la familia, es un creído y un cretino, se cree que todas las chicas iran detras de él. Pero en esta familia de engreidos hay una persona que no es como ellos, Jack, el mayor, no me cae tan mal como el resto de la familia, no entiendo como es que pertenece a una familia de engendros. Él siempre fue amable conmigo y siempre esta dispuesto a ayudarme.
-Me tengo que ir. ¡Alex te cojo esto!- dijo Mackayla mientras salía de la habitación corriendo. Había cogido el libro que estuvo viendo mientras yo hablaba con la cría.
-¿Qué le ha dado?- preguntó Christal.
-Ni idea. Tengo que ir a avisar a Deborah...-dije rápidamente, en ese momento me di cuenta de que Daina estaba sentada en la cama mirándonos.
-Ah es verdad -comencé yo- Christal, necesito que aceleres su crecimiento.
-¿Cuantos años tiene?
-Solo 13. Necesito que hagas que sea de 16.
-Tres años...ehmm...creo que no será un problema.
-Muy bien, yo me voy. Seguramente la directora ya habrá llegado -salí de mi habitación y rápidamente me dirigí hacia el edificio central, al lado de la biblioteca.

-----Narra Christal----

Como había hecho con varias crías, tenía que acelerar su crecimiento, ese era uno de mis seis poderes. Hacíamos esto a las crías de menos de catorce años para que les sea mas fácil descubrir sus poderes, normalmente solo los vampiros carmesí y los uve podíamos tener un crecimiento rápido hasta llegar a la juventud, que era la edad donde nos quedábamos por centenares de años. Aun asínecesitábamos que las crías crecieran deprisa, y tardaría alrededor de 6 meses, un tiempo que no podíamos perder.
-Muy bien cría, soy Christal, no se que te habrá explicado Alex pero supongo que no te habrá dicho que yo puedo hacer que crezcas.
-No con detalles...ah y me llamo Daina.
-Al menos te habrá dicho que debes cambiarte el nombre.
-Si, pero no pienso hacerlo. Mis padres me pusieron ese nombre y no quiero cambiarlo.
-No me voy a quedar aquí dándote la charla explicándote cosas que debería explicarte Alex asi que levántate y ponte en el centro de la habitación.
-¿Para que?
-Para hacer que crezcas niña.
-No quiero...no confío en ti.
-¿Y en Alex?
-Tampoco.
-Pues bien estamos. Tendré que hacerlo mientras estas sentada, pero sera mas complicado.
-¿Que...que piensas hacer?- dijo ella, pero yo ya estaba en marcha, con mi mano completamente abierta señale hacia ella y comencé con lo de siempre.
Una mezcla de luces rojas y moradas comenzaron a brillar de mi mano en cuanto puse mi mente en blanco, el proceso era sencillo si no se tenía ningun objeto a su entorno, y la habitación de Alex tenía bastante espacio así que no me iba a ser difícil, pero como siempre, todas las crías son tercas al principio, a si que tuve que arreglármelas. Este tipo de poderes requerían una gran concentración ya que no tenía vuelta atrás. En cuanto toda mi mente comenzó sentir su aura, solté aquellas luces de mi mano y rápidamente se adentraron en el cuerpo de la cría.
Aun con mis ojos cerrados, note como la cría comenzaba a alejarse, era normal que quisiese salir corriendo. Cuando sentí que toda la luz de mi mano se había disuelto, abrí los ojos y toda la luz que terminada adentrándose en la cría se había extinguido.
-Ya esta -dije yo.
Ella estaba respirando como si estuviera desesperada, mirándome con los ojos muy abiertos y con un cojín en las manos.
-¿Que...que...que...me has hecho? -preguntó, cogí un espejo del tocador de Alex y se lo dí. En cuanto se miró, lo lanzó hacía la pared rompiéndolo.

--------Narra Alex----

-No pienso ir Deborah -dije yo de brazos cruzados. Estaba sentada en una de las dos sillas que había delante de su escritorio. Deborah tenía centenares de años mas que yo, sin embargo, como todos los vampiros, mantenía una belleza y una imagen joven, pelo morado y ojos dorados. Usaba gafas, aunque no las necesitase ya que los vampiros de tenemos una vista favorable, pero Deborah hacía prácticamente lo que le daba la gana, y yo no entendía muchas cosas de las que hacía. Aunque de daba igual.
-Joey me dijo que sería mejor que nosotros llegáramos antes que los demás, al parecer nos necesitan mas que a los demás Carmesí -dijo ella.
-¿Y piensas hacerle caso?
-¿Que remedio hay? Es el hijo de los presidentes.
-Y se aprovecha de ello -solté un suspiro- mira, Deborah no quiero ir ¿vale?
-Alex sabes que te he librado de muchas misiones, pero esta es importante y es inútil siquiera que intente librarte. Amanda
-Tambien dijo que me absorbería toda la sangre hasta convertirme en una vampira del descanso eterno cuando le tire un jarrón de leche caducada hace 20 años y ya ves...-dije riéndome, lo recuerdo perfectamente, aunque no recuerdo porque lo hice.
-Aja, tu riete todo lo que quieras, me costaste 3.000 dolares por la indemnización.
-Esa tia es tonta para denunciar por algo tan misero.
-Como sea, irás Alex, no puedo hacer nada por ti. Ahora ve con tu cría y explícale todo rápidamente, en un dos horas cogeremos el avión privado. Yo avisaré a los demás alumnos.
Puse los ojos en blanco y a regañadientes me largue.




Justo antes de entrar en mi habitación, pude ver salir a Christal.
-¡Hey!
-Shhh -me indico ella.
-¿Que pasa?
-Ya parece de 16, pero...lo siento, tuve que dormirla.
-Pero si tu no tienes ese poder... -entonces ella sacó de detrás un jarrón de porcelana roto que reconocí de inmediato, me lo regalo en uno de mis muchos cumpleaños, y supe lo que había hecho.
-¡Estas loca Christal!
-¡No esta muerta tranquila! solo le di un golpe suave, y te compraré otro no te preocupes -yo sabía que Christal pegaba muy fuerte, tanto que con un misero jarrón podía matar a cualquier humano.
-Anda quita, tenemos prisa, la directora dijo que saldremos en dos horas.
-Entonces al final si vas.
-No quiero hablar de eso -y sin decir nada mas entre en mi habitación.
La cría estaba en la cama con los pelos sobre su cara, y pedazos del jarrón alrededor. Me dirigí al baño de mi cuarto, cogí un vaso con agua, y para despertarla se lo tire encima. Entonces ella se levantó deprisa.
-¡Heeey!
-No hay tiempo para dormir, novata. Tengo que decirte un par de cosas rápidamente.
La cría me miró un momento seriamente, ambas mantuvimos una mirada firme y seria, hasta que ella comenzó a moverse un poco y a alejarse de mi. Yo puse los ojos en blanco.
-Mira pequeña cría, se que me tienes miedo y todo eso, pero ahora mismo estoy super cabreada y no tengo tiempo de escuchar tus suplicas, ¿quieres preguntar algo? Muy bien adelante, contestare a todo lo que quieras -temí haberme pasado un poco, algo un poco mas duro le dije mi anterior cría, y acabó matándose mientras dormía. Ella trago saliva y se acomodo mejor.
-¿A... todo?
-Asi es. Venga dispara que tenemos prisa.
-Bien...vale... esto...¿porque soy una vampira?
-Porque un vampiro te mordió y succionó tu sangre.
-No recuerdo bien eso.
-A veces actúan sin que la victima se de cuenta, o si tienen poderes pueden borrarte la memoria.
-Vale...pero yo leí en algunos libros que para convertirse en vampiro, la victima  también tiene que beber sangre del vampiro atacante.
-Así es, en eso entramos nosotros, cuando un vampiro muerde a un humano y lo deja con vida, a medida que pasa el tiempo empieza a tener sed de esa misma sangre, del mismo humano. El trabajo de los uve es encontrar a humanos mordidos por vampiros, e inyectarles sangre vampirica para que se conviertan en vampiros. Y no necesariamente se necesita sangre del atacante, eso se lo inventan en los libros. Los uve, averiguan inmediatamente que cantidad de sangre te han quitado, y lo que falte lo sustituyen por sangre vampirica. Luego investigan al vampiro que cometió ese delito y lo encierran.
-¿Quienes son exactamente los uve?
-Son vampiros de la Última Voluntad, la clase mas alta entre todos los vampiros, ellos son como la policía entre nosotros. Luego estamos nosotros, los Carmesí. Nosotros digamos que somos como los autónomos. Nos ocupamos de cosas de cosas como, colegios, hospitales, tiendas y todo eso. Luego estan los escalones bajos, los vampiros de la Sombra Negra, que se ocupan de construir cosas y arreglar. Y luego están los Misticos, los del Espíritu Renacido, y los del Descanso Eterno. Estos últimos, o se ocupan de vivir tranquilamente respetando la ley, o son delincuentes y se dedican a quitar sangre a los Humanos.
-Pero...se supone que los vampiros beben sangre humana ¿porque esta prohibido?
-Es una historia larga que ya te contaré, solo te diré que comenzó por una promesa y los uve, los Carmesí y los ocultos nos dedicamos a cumplirla, esa promesa trata de no beber sangre humana. En general deberían cumplirla todos los vampiros, pero ya ves, ''los ladrones hacen eso, robar, a pesar de que sea un delito''
-¿Que hubiera pasado si los uve no me hubieran ayudado?
-Los uve podrían dejar de salvar humanos, que el vampiro se beba su sangre hasta que muera. Pero, hay un problema entre nosotros, y es que nos extinguimos, entre las continuas luchas con los otros clanes, muchos morimos, aunque genéricamente somos mas fuertes que ellos. Aun así... y las vampiresas mas mayores, aunque aparenten jovenes, algunas se creen muy viejas o muy jóvenes para tener hijos, a si que la decisión fue de convertir a humanos. A si ademas les ayudamos.
-Entiendo, háblame...de los uve.
-Son los vampiros mas poderosos y con mas privilegios de todos. Ellos tienen 7 u 8 poderes, y su sangre es completamente vampirica, no tiene ni una pizca de humanidad en su sangre. La gran mayoría, por no decir todos, son hijos propios de vampiros importantes. El que te trajo aquí, es el hijo de los presidentes de todo el Consejo, tienen el control completo de todos los vampiros clanes que obedecen la ley.
-¿Cómo se sabe si una cría es un uve?
-¿Te interesaría ser una uve?- pregunte yo alzando una ceja.
-Bueno...yo...
-Escúchame pequeña cría- en ese momento me puse seria- puede que ellos tengan toda clase de privilegios, sean los amos supremos o como quiera que ellos mismos se llamen. Pero déjame dejarte una cosa clara, los uve son los mas odiados de todos los vampiros, son capaces de dejar que un vampiro beba la sangre de un humano hasta dejarlo morir en el caso de que de ese humano, se haya sacado demasiada sangre como para tener que completar con sangre vampirica, porque si es asi, si su sangre vampirica llegase a completar un 85 o 90% para arriba, la cría se convertiría en uve. Y ellos quieren ser únicos, son unos racistas. Si cualquier otro vampiro bebe tan solo un mililitro de sangre suya, ellos van directamente y lo matan. Por eso los Carmesí, que somos los mas cercanos, en cuanto a sangre, a ellos, nos tienen muy vigilados.
-Pero...tu lo hiciste...bebiste sangre de Joey -me quede helada. Ella nos había visto.