Páginas

¡Atención!

Los hechos y los personajes de la siguiente historia pertenecen a la ficción. cualquier semejanza a la realidad es pura coincidencia.

1. La nueva cría. Parte 5

------Narra Alex------
Siempre me hacía lo mismo, ¡odio a toda la familia Williams! La madre es una bruja, siempre manipula las cosas para que le salga todo como ella quiere, y si no, pasa directamente a las amenazas, el señor Williams mueve cualquier hilo para que todo le salga tal y como quieran sus hijos, Candy, la hija menor, es como su madre, una manipuladora, siempre consigue todo lo que quiere, Joey, al que mas odio de toda la familia, es un creído y un cretino, se cree que todas las chicas iran detras de él. Pero en esta familia de engreidos hay una persona que no es como ellos, Jack, el mayor, no me cae tan mal como el resto de la familia, no entiendo como es que pertenece a una familia de engendros. Él siempre fue amable conmigo y siempre esta dispuesto a ayudarme.
-Me tengo que ir. ¡Alex te cojo esto!- dijo Mackayla mientras salía de la habitación corriendo. Había cogido el libro que estuvo viendo mientras yo hablaba con la cría.
-¿Qué le ha dado?- preguntó Christal.
-Ni idea. Tengo que ir a avisar a Deborah...-dije rápidamente, en ese momento me di cuenta de que Daina estaba sentada en la cama mirándonos.
-Ah es verdad -comencé yo- Christal, necesito que aceleres su crecimiento.
-¿Cuantos años tiene?
-Solo 13. Necesito que hagas que sea de 16.
-Tres años...ehmm...creo que no será un problema.
-Muy bien, yo me voy. Seguramente la directora ya habrá llegado -salí de mi habitación y rápidamente me dirigí hacia el edificio central, al lado de la biblioteca.

-----Narra Christal----

Como había hecho con varias crías, tenía que acelerar su crecimiento, ese era uno de mis seis poderes. Hacíamos esto a las crías de menos de catorce años para que les sea mas fácil descubrir sus poderes, normalmente solo los vampiros carmesí y los uve podíamos tener un crecimiento rápido hasta llegar a la juventud, que era la edad donde nos quedábamos por centenares de años. Aun asínecesitábamos que las crías crecieran deprisa, y tardaría alrededor de 6 meses, un tiempo que no podíamos perder.
-Muy bien cría, soy Christal, no se que te habrá explicado Alex pero supongo que no te habrá dicho que yo puedo hacer que crezcas.
-No con detalles...ah y me llamo Daina.
-Al menos te habrá dicho que debes cambiarte el nombre.
-Si, pero no pienso hacerlo. Mis padres me pusieron ese nombre y no quiero cambiarlo.
-No me voy a quedar aquí dándote la charla explicándote cosas que debería explicarte Alex asi que levántate y ponte en el centro de la habitación.
-¿Para que?
-Para hacer que crezcas niña.
-No quiero...no confío en ti.
-¿Y en Alex?
-Tampoco.
-Pues bien estamos. Tendré que hacerlo mientras estas sentada, pero sera mas complicado.
-¿Que...que piensas hacer?- dijo ella, pero yo ya estaba en marcha, con mi mano completamente abierta señale hacia ella y comencé con lo de siempre.
Una mezcla de luces rojas y moradas comenzaron a brillar de mi mano en cuanto puse mi mente en blanco, el proceso era sencillo si no se tenía ningun objeto a su entorno, y la habitación de Alex tenía bastante espacio así que no me iba a ser difícil, pero como siempre, todas las crías son tercas al principio, a si que tuve que arreglármelas. Este tipo de poderes requerían una gran concentración ya que no tenía vuelta atrás. En cuanto toda mi mente comenzó sentir su aura, solté aquellas luces de mi mano y rápidamente se adentraron en el cuerpo de la cría.
Aun con mis ojos cerrados, note como la cría comenzaba a alejarse, era normal que quisiese salir corriendo. Cuando sentí que toda la luz de mi mano se había disuelto, abrí los ojos y toda la luz que terminada adentrándose en la cría se había extinguido.
-Ya esta -dije yo.
Ella estaba respirando como si estuviera desesperada, mirándome con los ojos muy abiertos y con un cojín en las manos.
-¿Que...que...que...me has hecho? -preguntó, cogí un espejo del tocador de Alex y se lo dí. En cuanto se miró, lo lanzó hacía la pared rompiéndolo.

--------Narra Alex----

-No pienso ir Deborah -dije yo de brazos cruzados. Estaba sentada en una de las dos sillas que había delante de su escritorio. Deborah tenía centenares de años mas que yo, sin embargo, como todos los vampiros, mantenía una belleza y una imagen joven, pelo morado y ojos dorados. Usaba gafas, aunque no las necesitase ya que los vampiros de tenemos una vista favorable, pero Deborah hacía prácticamente lo que le daba la gana, y yo no entendía muchas cosas de las que hacía. Aunque de daba igual.
-Joey me dijo que sería mejor que nosotros llegáramos antes que los demás, al parecer nos necesitan mas que a los demás Carmesí -dijo ella.
-¿Y piensas hacerle caso?
-¿Que remedio hay? Es el hijo de los presidentes.
-Y se aprovecha de ello -solté un suspiro- mira, Deborah no quiero ir ¿vale?
-Alex sabes que te he librado de muchas misiones, pero esta es importante y es inútil siquiera que intente librarte. Amanda
-Tambien dijo que me absorbería toda la sangre hasta convertirme en una vampira del descanso eterno cuando le tire un jarrón de leche caducada hace 20 años y ya ves...-dije riéndome, lo recuerdo perfectamente, aunque no recuerdo porque lo hice.
-Aja, tu riete todo lo que quieras, me costaste 3.000 dolares por la indemnización.
-Esa tia es tonta para denunciar por algo tan misero.
-Como sea, irás Alex, no puedo hacer nada por ti. Ahora ve con tu cría y explícale todo rápidamente, en un dos horas cogeremos el avión privado. Yo avisaré a los demás alumnos.
Puse los ojos en blanco y a regañadientes me largue.




Justo antes de entrar en mi habitación, pude ver salir a Christal.
-¡Hey!
-Shhh -me indico ella.
-¿Que pasa?
-Ya parece de 16, pero...lo siento, tuve que dormirla.
-Pero si tu no tienes ese poder... -entonces ella sacó de detrás un jarrón de porcelana roto que reconocí de inmediato, me lo regalo en uno de mis muchos cumpleaños, y supe lo que había hecho.
-¡Estas loca Christal!
-¡No esta muerta tranquila! solo le di un golpe suave, y te compraré otro no te preocupes -yo sabía que Christal pegaba muy fuerte, tanto que con un misero jarrón podía matar a cualquier humano.
-Anda quita, tenemos prisa, la directora dijo que saldremos en dos horas.
-Entonces al final si vas.
-No quiero hablar de eso -y sin decir nada mas entre en mi habitación.
La cría estaba en la cama con los pelos sobre su cara, y pedazos del jarrón alrededor. Me dirigí al baño de mi cuarto, cogí un vaso con agua, y para despertarla se lo tire encima. Entonces ella se levantó deprisa.
-¡Heeey!
-No hay tiempo para dormir, novata. Tengo que decirte un par de cosas rápidamente.
La cría me miró un momento seriamente, ambas mantuvimos una mirada firme y seria, hasta que ella comenzó a moverse un poco y a alejarse de mi. Yo puse los ojos en blanco.
-Mira pequeña cría, se que me tienes miedo y todo eso, pero ahora mismo estoy super cabreada y no tengo tiempo de escuchar tus suplicas, ¿quieres preguntar algo? Muy bien adelante, contestare a todo lo que quieras -temí haberme pasado un poco, algo un poco mas duro le dije mi anterior cría, y acabó matándose mientras dormía. Ella trago saliva y se acomodo mejor.
-¿A... todo?
-Asi es. Venga dispara que tenemos prisa.
-Bien...vale... esto...¿porque soy una vampira?
-Porque un vampiro te mordió y succionó tu sangre.
-No recuerdo bien eso.
-A veces actúan sin que la victima se de cuenta, o si tienen poderes pueden borrarte la memoria.
-Vale...pero yo leí en algunos libros que para convertirse en vampiro, la victima  también tiene que beber sangre del vampiro atacante.
-Así es, en eso entramos nosotros, cuando un vampiro muerde a un humano y lo deja con vida, a medida que pasa el tiempo empieza a tener sed de esa misma sangre, del mismo humano. El trabajo de los uve es encontrar a humanos mordidos por vampiros, e inyectarles sangre vampirica para que se conviertan en vampiros. Y no necesariamente se necesita sangre del atacante, eso se lo inventan en los libros. Los uve, averiguan inmediatamente que cantidad de sangre te han quitado, y lo que falte lo sustituyen por sangre vampirica. Luego investigan al vampiro que cometió ese delito y lo encierran.
-¿Quienes son exactamente los uve?
-Son vampiros de la Última Voluntad, la clase mas alta entre todos los vampiros, ellos son como la policía entre nosotros. Luego estamos nosotros, los Carmesí. Nosotros digamos que somos como los autónomos. Nos ocupamos de cosas de cosas como, colegios, hospitales, tiendas y todo eso. Luego estan los escalones bajos, los vampiros de la Sombra Negra, que se ocupan de construir cosas y arreglar. Y luego están los Misticos, los del Espíritu Renacido, y los del Descanso Eterno. Estos últimos, o se ocupan de vivir tranquilamente respetando la ley, o son delincuentes y se dedican a quitar sangre a los Humanos.
-Pero...se supone que los vampiros beben sangre humana ¿porque esta prohibido?
-Es una historia larga que ya te contaré, solo te diré que comenzó por una promesa y los uve, los Carmesí y los ocultos nos dedicamos a cumplirla, esa promesa trata de no beber sangre humana. En general deberían cumplirla todos los vampiros, pero ya ves, ''los ladrones hacen eso, robar, a pesar de que sea un delito''
-¿Que hubiera pasado si los uve no me hubieran ayudado?
-Los uve podrían dejar de salvar humanos, que el vampiro se beba su sangre hasta que muera. Pero, hay un problema entre nosotros, y es que nos extinguimos, entre las continuas luchas con los otros clanes, muchos morimos, aunque genéricamente somos mas fuertes que ellos. Aun así... y las vampiresas mas mayores, aunque aparenten jovenes, algunas se creen muy viejas o muy jóvenes para tener hijos, a si que la decisión fue de convertir a humanos. A si ademas les ayudamos.
-Entiendo, háblame...de los uve.
-Son los vampiros mas poderosos y con mas privilegios de todos. Ellos tienen 7 u 8 poderes, y su sangre es completamente vampirica, no tiene ni una pizca de humanidad en su sangre. La gran mayoría, por no decir todos, son hijos propios de vampiros importantes. El que te trajo aquí, es el hijo de los presidentes de todo el Consejo, tienen el control completo de todos los vampiros clanes que obedecen la ley.
-¿Cómo se sabe si una cría es un uve?
-¿Te interesaría ser una uve?- pregunte yo alzando una ceja.
-Bueno...yo...
-Escúchame pequeña cría- en ese momento me puse seria- puede que ellos tengan toda clase de privilegios, sean los amos supremos o como quiera que ellos mismos se llamen. Pero déjame dejarte una cosa clara, los uve son los mas odiados de todos los vampiros, son capaces de dejar que un vampiro beba la sangre de un humano hasta dejarlo morir en el caso de que de ese humano, se haya sacado demasiada sangre como para tener que completar con sangre vampirica, porque si es asi, si su sangre vampirica llegase a completar un 85 o 90% para arriba, la cría se convertiría en uve. Y ellos quieren ser únicos, son unos racistas. Si cualquier otro vampiro bebe tan solo un mililitro de sangre suya, ellos van directamente y lo matan. Por eso los Carmesí, que somos los mas cercanos, en cuanto a sangre, a ellos, nos tienen muy vigilados.
-Pero...tu lo hiciste...bebiste sangre de Joey -me quede helada. Ella nos había visto.


3 comentarios:

Bck. dijo...

HAHAHAHA LA PILLARON HAHAHAHA XDXD Na broma, ya quiero ver esa gran reunión =D sigue loca aunque yo tbm creo que me maten por las notas pero wenu y-y

ariana_uribe dijo...

jajajajaja ta bueno! que cria tan metida! eso se pone bueno, XD se metio en un buen royo por energumena XD

Mabi-chan dijo...

Bck: jajja el siguiente es la última parte. Lo voya subir ahora mismo, y ya luego sales tu... :D
Ariana: jajja a que sii! >.<