Páginas

¡Atención!

Los hechos y los personajes de la siguiente historia pertenecen a la ficción. cualquier semejanza a la realidad es pura coincidencia.

3. El viaje. Parte 2

Hola! vengo a decir una cosa, es que llevo semanas intentando pensar como acabar esta historia (tranquilos! aún quedan varios capitulos) y el otro día me vino a la cabeza una especia de ''cadena'' que me llevaría al final de todo, y la conclusión es, que no Alex no tendrá un final feliz. Sólo quería decir eso, no sé si este será el final de todo, pero por lo menos será el final de la temporada. Ahora sí os dejo leer ;)

----------------Narra Christal----------------
Parecía mas el salón de un departamento que un avión.

Todos estaban a su bola, pero lamentablemente teníamos que mirarnos la cara. Alex estaba en una esquina tumbada con los zapatos en el sillón, llevaba sus cascos de música y un antifaz de dormir, aunque no sabía si lo estaba o no.

Isabelle parecía que nos observaba a todos y a cada uno de nosotros, algo que me molestaba.

Joey y Jack parecía que intentaban discutir en bajo, aunque se les oía perfectamente. Selena estaba hablando con Danny, Mackayla con Jackie, Nick con Jessie y la hermana pequeña de Joey estaba jugando con una consola.

Ví como Joey se levantaba del sillón y se dirigía hacia Alex.

Todos estaban haciendo algo para no aburrirse, sin embargo yo estaba lo más alejada posible de todos, no quería que me vieran revisar los archivos que robe del Instituto de Nueva York.

De repente sentí que alguien se sentaba a mi lado, y no podía ser otro que West.

No pude evitar poner los ojos en blanco.

-¿Qué tal vas? –preguntó West poniendo su brazo en la cabecera del sillón.

Miré su mano en mi derecha que casi estaba en mi hombro, y luego le miré con cara de poco amigos.

-Estas siendo pesado –contesté.

-¿Estás enfadada por lo de antes? Lo hice por…

-No tenías porque meterte, yo puedo hacer lo que me dé la gana.

-Ya te dije que me gustas, no debería sorprenderte que haya hecho eso.

-Eres un uve y yo una carmesí –dije sin más- olvidalo, no tienes oportunidad.

Y seguí revisando los archivos, no me gustan los pesados, precisamente por eso, porque son pesados. Prefiero ser yo la pesada. Aunque claro, no podía negar que el cabrón estaba bonísimo, y si no estuviera tan ocupada en descubrir mi pasado, me habría enrollado con él hace tiempo.

Pero es un uve, y a Alex no le gustan los uves, y reconozco a mi tampoco me simpatizan. La mayoría de los que he conocido con creídos. Él y Jack eran diferentes, mas tranquilos, y se podía hablar bien, sin discusiones ni nada, aunque seguían siendo uves.

-¿Me vas a decir si has encontrado algo interesante si o no? –preguntó él cambiando de tema.

-Que te largues pesado –dije sin siquiera mirarle.

-Eres muy cruel conmigo –dijo dando un suspiro.

Deje de pasar hojas y le miré a la cara.

-¿Quieres que te diga la verdad? Bien, en este momento estoy mas interesada en descubrir mi pasado en mi vida humana que en chicos que lo único que harán será retrasarme. Si de verdad quieres algo conmigo intentalo una vez que acabe con todo esto, entonces puede que te dé una oportunidad, pero hasta entonces, mientras no sea algo sobre mi investigación, no me molestes.

Dicho esto, seguí pasando hojas y revisando archivos, y él no dijo nada durante un momento, se limitó a mirar lo que hacía y a cómo fracasaba en mi búsqueda de datos, es decir, que no había nada que valiera la pena en las hojas.

Entonces West colocó delante de mi una sobre que tenía pinta de tener información.

-¿Qué es esto? –pregunté arrancando el sobre de su mano.

-Las estuve ocultando, son de tu Instituto, y también hay cosas del mío –dijo sonriendo.

Miré cuidadosamente el sobre, y en efecto, era algo sobre mí ya que ponía mi nombre en la primera hoja que saqué. Me voltee a mirar a West y no pude evitar decir:

-¿Tu tienes algun tipo de enfermedad no? Quiero decir, llevo meses buscando esto y tu lo has estado ocultando todo este tiempo, mas que enfermedad sería…algo así como desprogramación cerebral.

-No te pases, sólo lo hice por diversión –añadió como si nada.

-En efecto, es una desprogramación cerebral. ¿Sabes? Si no tuviera toda mi atención centrada en este sobre te estaría insultando con diferentes tipos de tacos y con un tono más elevado al que estoy usando.

-Pues estoy de suerte –el muy imbécil siguió sonriendo.

Solté un suspiro, no podía creer que tuviera el esperado sobre en mis manos, sin lugar a dudas, dentro estaba toda la información que llevaba buscando desde hace meses, pero no podía dejar de hacerme la misma pregunta. ¿Estaba yo preparada para descubrir la razón por la que me borraron la memoria? Normalmente solo lo hacen con las crías que no soportan vivir con un recuerdo sumamente doloroso. A Isabelle no le borrarían la memoria porque ella murió en un accidente de coche y hasta ahora no se ha vuelto loca ni se ha intentado suicidar.

Por fin iba a descubrir la verdad sobre mi; mi nombre, mi hogar, mi familia, mis amigos, mi ciudad…mi pasado…todo.

-¿Lo has leído? –pregunté en voz baja.

-No, sólo por encima, supe que decía cosas importantes por el título, pero además de eso, no he leído nada más –contestó el también en voz baja.

-Bien –al decir esto no se por qué de repente me tembló la mano. Y sin siquiera mirar noté como West se levantaba y se iba a marchar, fue como un acto reflejo, le detuve sujetando la parte de la rodilla de su pantalón.

-No te vayas -dije sin mas, y sentí que el avión se movía bruscamente.

---------------Narra Alex----------

 Numb, del grupo Linkin Park era genial, podría decirse que era mi canción favorita, aunque en realidad yo siempre cambiaba de canción favorita, pero en ese momento tenía ganas de escucharla y no ver a nadie, por eso llevaba mi antifaz de noche, precisamente para no ver a nadie. Y mis cascos con estrellas a los lados, era un momento de relajación, aunque alguien lo estropeó quitandomelos.
Enseguida me quité el antifaz y miré quien había sido el o la imbécil que lo había hecho. Y era Joey, como imaginaba.

-¿Qué he hecho para merecer tu atención? -dije con ironía.

-Esta bien, te dejaré hacerlo -dijo sentándose a mi lado.

-¿Me... dejaras? Perdona pero yo puedo hacer lo que me salga del...

No pude acabar ya que el muy imbécil me tapó la boca con la mano.

-No, no puedes, porque eres mía, ya lo sabes -dijo él, y se dispuso a besarme, delante de todos. Aunque cada cual estaba  a lo suyo, al única que nos miraba era Isabelle, pero cuando se dió cuenta de que la miré, desvió la mirada y camino hacia la puerta que conducía hacia el piloto.

Antes de que hiciese lo que iba hacer, me dí la vuelta y le dí con todo mi pelo, me fijé en que Christal estaba con West, revisando algo que no alcancé a ver.

-¿Quieres dejar de evitarme? -exclamó Joey.

-¿Y tú quieres dejar de acosarme sexualmente? -dije volteandome para mirarle.

-Antes te morías por conseguir mi atención, ahora me rechazas continuamente, las mujeres sois complicadas.

-Tú lo has dicho, antes. Ahora lo único que quiero es que pases de mí tal y como yo hago contigo.

-¿Acaso hice algo para que me odies? -preguntó él.

¿Que si hizo algo? Me habría gustado decirle lo que hizo para merecer mi desprecio, pero no valía la pena, no cambiaría nada, además, aquello sirvió para darme cuenta que me gustaba un tipo despreciable, y que entre un Uve y una Carmesí jamás podría ocurrir nada. ¿Pero porqué sentía que quería besarle? Cómo en la azotea del instituto uve, nos enrollamos pero porque los dos queríamos, y se supone que yo no quería..
Iba a contestar en ese momento, pero Isabelle salió de la cabina del piloto dando un portazo y me llamó.

-Alex ¿Puedes venir un momento?

Fue lo que me salvó, no tenía ganas de seguir hablando con Joey así que sin decirle nada me levanté, él mismo oyó que me reclamaban.
Isabelle parecía nerviosa, y yo estaba molesta con ella, aunque era una cría, yo siempre me molestaba con las crías, y es que todas decían lo mismo y pasaba lo mismo, así que decidí olvidar nuestra discusión.

-Perdoname -dijo ella casi llorando. Tampoco era para tanto.

-Tranquila, es igual....-comencé a decir pero ella ya estaba llorando.

-No sé lo que hice... -siguió ella.

-Isabelle no te angusties, ya no estoy enfad...

-Sólo le toque el hombro...

Le tocó el hombro, salió de la cabina del piloto y estaba llorando...

-¿Qué has hecho? -pregunté, entré rápidamente en la cabina y ahí estaban el piloto, el copiloto y una azafata, tendidos en suelo, dormidos.

-Yo...no quería, no sé lo que hice, por favor... -decía ella.

Me quedé helada, había enfrentado diferentes situaciones, tanto peligrosas como vergonzosas, pero esto...

-Al menos hemos descubierto uno de tus poderes -dije yo intentando calmar el ambiente, pero en ese momento el avión se movió bruscamente. Estábamos en un avión sin piloto, copiloto ni azafata...

2 comentarios:

Arix-chan dijo...

WTF O_O mabi q tan mal termina? D:

jajajaja desprogramacion cerebral esta buena esa xD

Bck. dijo...

XD