Páginas

¡Atención!

Los hechos y los personajes de la siguiente historia pertenecen a la ficción. cualquier semejanza a la realidad es pura coincidencia.

3. El viaje. Parte 4

¡Hola hola! Quiero disculparme por haber hecho de esta parte muy corta, debería haberla incluido en la Parte 3. La siguiente parte será el capitulo 4 ^.^
Debo decir, que volviendo a leer desde el principio me parece un poco lioso, pero claro, soy una novata en esto de escribir, y a medida que vaya escribiendo más iré mejorando poco a poco. >.< Sin más que decir os dejo leer este trozo corto, el capitulo 4 llegará muy pronto (y esta vez es en serio)

---------------------Narra Isabelle-------------------

Sigilosamente me acerqué y me senté a su lado, ya sabía que me había visto venir, pero no quería hacer algo que la molestara. Sobre todo después de meterla en el lío del piloto.

-Lo siento... -dije con poca energía.

-Ya olvídalo, ya está solucionado -dijo Alex con la mirada perdida en su telefono móvil, era blanco y tactil, su fondo de pantalla era un gato negro muy bonito.

-Esta vez me refería al incidente de antes, de Nueva York -dije yo mirandola.

-Tambien olvidalo, es algo normal.

Me quedé pensando en el nombre que elegí… María Isabel… lo elegí más que nada porque siempre pensé que mi nombre era horrible, mi padre me dijo una vez que, el lugar de Daina, estuvo pensando en llamarme María Isabel. Mi padre… quien ahora estaba muerte junto con mi madre.

-¿Porque elegiste el nombre Alexandra? –pregunté con curiosidad.

-¿Qué...? – Alex me miró con una cara interrogativa, cambié de tema enseguida después de permanecer unos segundos en silencio, los suficientes para que ella se sumergiera en su mundo.

-Quiero decir, tu tambien habras estado antes en la misma situacion que yo, te habran obligado a elegir otro nombre.

-Ahm...no lo recuerdo bien, sólo sé que Alexandra lo elegí yo, pero Kayla Lee, no se quien me lo puso o si yo misma me lo puse, no recuerdo bien. –soltó sin mas.

-¿Tanto tiempo ha pasado?

-No es eso, es que me borraron la memoria.

-¿Por que?

-Cuando me convirtieron seguramente no pude soportar la transformación, quiero decir, los cambios...mi familia…mi hogar...lo echaba tanto de menos que intenté cortarme las venas. Sólo se eso.

Sentí como un intens miedo se apoderaba de mi.

-Si me pasase lo mismo...me borrarían la memoria a mi también.

-Así es, a veces es mejor recurrir a eso.

-¿No sientes curiosidad? ¿Acaso no querrías visitar a tu familia? –No quería preguntar más por su vida privada (aunque ella ya sabía la mia) pero el mejor adjetivo que me describía a la perfeccion era el de ‘curiosa’

Sin embargo, las repuestas de Alex eran breves y rápidas.

-Estarán todos muertos –dijo sin más, como si le diera igual.

-¿Y eso?

-Llevo mas de cien años siendo vampira. Además aunque siguieran con vida ¿de que serviría? se supone que estoy muerta. ¿No lo habías pensado? –La última pregunta me la hizo mirándome a los ojos.

-Pero...mi hermano se alegraría si viera que sigo aquí.

-Es verdad, pero esos sentimientos de felicidad se convertirían mas tarde en miedo. Ya no eres humana –se quedo mirandome durante unos segundos, acto seguido bajo la visto de nuevo a su movil.

Era un Nokia C6, uno de esos que al deslizarlo tenía un teclado, siempre quise uno pero mi madre siempre me decía ‘eres muy joven para tener un móvil’ ¡Seguro! Por eso hasta los niños de primaria de mi colegio tenían uno… mi madre siempre tuvo un ideal sobre los jóvenes… anticuado, se creía que hoy en día las niñas de mi edad seguían jugando con las barbies… esa era mi madre. Lo era. ¡¿Por qué no podía olvidarlos por un momento?!

Me fijé en el fondo de su móvil… un gato negro, los que dan mala suerte.

-Es... ¿tu gato?

-No, no tengo gatos, pero siempre quise uno, los gatos son...independientes, hacen lo que les da la gana...les encanta la noche, como a mi.

-Yo tenía un gato, bueno lo sigo teniendo, es blanco, siempre estaba comigo, y nunca se iba por las noches como hacían otros gatos.

-Por que no le dabas libertad, los gatos domésticos salen si sus dueños les dejan, pero los callejeros son  libres... van a donde el viento les lleve, o simplemente a buscar comida en algún callejón –lo último que dijo, lo dijo poniéndose de pie. Guardó el móvil en el bolsillo de su chaqueta roja, que hacía juego con el uniforme y me tendió la mano. ¿A caso estaba de buen humor?

-Vamos, Deborah ya fue a despertar a los pilotos así que en menos de 10 minutos podremos pisar tierra.

-No la he visto pasar –dije cogiendo su mano y levantándome.

-Cuando descubramos cuales son el resto de tus poderes te enseñaré a pasar desapercibida del restos de la gente.

2 comentarios:

Arix-chan dijo...

ciertamente es corto -.- me qde corta, escribe mas a menudo. Por cierto escribes bien :P espero con ancias la siguiente parte

Mabi#Alice dijo...

*.* Muchas gracias u.u lo se, es muy corto >.< estoy intentando escribir mejor y rapido >.<