Páginas

¡Atención!

Los hechos y los personajes de la siguiente historia pertenecen a la ficción. cualquier semejanza a la realidad es pura coincidencia.

4. Jugando con los sentimientos. Parte 1

IV
Jugando con los sentimientos


Tras el intenso aterrizaje del avión, debido a que estaban recién despiertos, los pilotos nos suplicaron que no dijéramos nada de lo ocurrido a nadie, claro los despedirían por haberse dormido en medio de un vuelo, pero había sido culpa nuestra, o más bien mía por haber dejado que Isabelle se metiera en el lío.

Nos dirigimos con nuestras maletas hacia fuera del aeropuerto, en la estación de taxis, aunque para la cantidad de personas que éramos, haría falta un autobús.

-¿A quien esperamos? –pregunté.

-A la señorita Emily Whytte, vive aquí desde hace unos meses pero pertenece al instituto de Nueva York –contestó Deborah.

-Directora Strackfort… -comencó a decir Jack pero enseguida ésta le corrigió.

-Adams… por favor, hace tiempo que deje el apellido Strackfort –dijo Deborah… todos la conocían como Deborah Stracfort, sin embargo ella se había cambiado el apellido a Adams, y todos la llamábamos así.

-Directora Adams, hay algo que no entiendo de todo esto y no quise preguntar para no ofenderla y que piense que no confiamos en usted… Si el problema principal es el hecho de que alguien está matando a Vampiros de la Ultima Voluntad ¿Por qué vamos a capturar a alguien que se dedica a beber sangre de humanos?

-Es cierto que las victimas son humanos, pero el vampiro que toma su sangre es un Uve, éste vampiro, está relacionado con los verdaderos criminales que son los que matan a los de tu clan. Para llegar a tener algo de información sobre estos asesinos, necesitamos obtener primero a su espía, aunque me sorprende bastante que su cómplice sea un Uve.

-¿Dices que uno de nosotros nos traiciona? –preguntó Joey uniéndose a la conversación, aunque en realidad todos estaban escuchando.

-O simplemente la chantajean –comencé a decir yo- si es una chica la que comete los crímenes, puede que la descubrieran bebiendo sangre humana y ahora la estén amenazando con denunciarla al consejo. El chantaje es un arma que se utiliza mucho estos días ¿Verdad Joey?

-En tal caso, la chica hace bien obedeciendo a los criminales, le puede caer una muy gorda si es descubierta por el consejo –respondió él sonriendo. Me sacaba de quicio.

-En cualquier caso, esto es como empezar de 0 , tenemos que atrapar primero al gusano que es perseguido por el sapo, que a su vez éste es perseguida por la serpiente que es nuestro verdadero objetivo –mencionó Danny.

-¡Oh! ¡Por favor! No metas a bichos desagradables en una conversación seria –mencionó Selena algo asqueada al oír ‘gusano’, ‘sapo’ y ‘serpiente’ en la misma frase.

-Uhm… lo dije para ayudarte a entender una conversación que estaba fuera de tus capacidades de comprensión –le contestó él con una sonrisa burlona.

Selena también le mostró una sonrisa molesta.

-Agradezco tu preocupación, pero no me interesa oír un plan del cual no voy a formar parte ¿Porqué no usas esas magnificas frases tuyas con Alex? A lo mejor ella si las necesita para comprender mejor el significado de ‘infracción de leyes’

-Sabes… tus continuos intentos de meterte conmigo son tan patéticos que hasta dan pena, pero no te preocupes, tu sigue hablando que con el tiempo dirás algo inteligente. -contesté sonriéndole.

Oí algunas risas que venían de los demás, Selena no se molestó en seguir hablando, cruzó sus brazos y me miró furiosa.

-Alex, por favor, céntrate en esto –me dijo Jack con una leve sonrisa.

-Lo siento –dije en seguida. No me gustaba ser una molestia para Jack, él era muy amable y educado conmigo, y yo quería ser igual con él.

-A lo que iba era… -comenzó a decir Deborah pero no puedo continuar.

Sentí de repente un gran mareo, sentí algo dentro de mi pecho… no… en todo mi cuerpo, mi cabeza empezó a dolerme más que nunca, me la sujete con la mano derecha y con la izquierda intente sujetarme a la maleta.

-¡Alex! –comenzaron a decir todos, Joey, quien estaba a mi izquierda, me sujeto la mano, me apoyé en él.

-¿Estás bien? –me preguntó con una mirada preocupada, me toco la frente y pasó su mano por mi cuello –no parece que tengas fiebre ni nada.

-No… más bien… me duele la cabeza –respondí yo.

-Debe ser por el viaje, estarás cansada –oí que decía Deborah, quien fue la única a parte de Selena, que no se acerco a mi, el restó nos rodeaban como si fuese un espectáculo.

-Si… supongo que será eso –dije una vez que el tremendo dolor se había pasado un poco. ¿Había sido cosa de un minuto? No ¿De segundos?

-Siento la demora – se oyó una voz hacía donde estaba Deborah y enseguida todos miraron hacía allí, todos menos Joey quien aún me estaba ayudando a levantarme.

-Oh no, es que nosotros llegamos demasiado pronto –oí decir a la directora.

-¡Emily cuanto tiempo! –se oyó la voz de Danny. Entonces todos a excepcion de Isabelle se acercaron a ella.

Con la ayuda de Joey, conseguí mantener el equilibrio, su mano izquierda me mantenía de pie sujetando mi cadera y con su mano derecha sujeto la mi mano.

-¿Puedes caminar? –me preguntó preocupado.

-Creo que sí –contesté algo extrañada. Aún así el no me soltó.


Tras oír varios murmullos como ‘¿Qué tal has estado?’ o ‘Hueles como siempre’ (¿Quién habrá hecho ese comentario?) la joven envió una sonrisa a todos y acto seguido se percató de la presencia de Joey a mi lado.

-¡Oh! ¡Joey! ¡Cuánto te he echado de menos! –dijo Emily acercándose hacia nosotros. Su sonrisa se fue extinguiendo a medida que dirigía su mirada hacia mi.

-Y tu eres… -me miró con seriedad y a la vez con una ‘amabilidad’ fingida.

-Alex, Emily, soy Alex –pude contestar.

-¡Oh! Lo siento tanto, nunca consigo recordar tu nombre –se excusó ella, era verdad, ella nunca me llamó por mi nombre, aunque tampoco me importaba, ella me era indiferente- Aunque si recuerdo que la última vez que nos vimos podías caminar sin necesidad de Joey.

-Se sintió mareada y como ves, necesita ayuda –explico Joey.

-Pues deprisa a la limusina entonces –dijo ella con una sonrisa también fingida. Todo en ella era fingido, hasta su bolso era una imitación de Channel, un bolso negro, que hacía juego con sus zapatos de tacón altos. Llevaba unos pantalones pitillo que le marcaban las curvas de las piernas, y una blusa blanca ancha con manga hasta los codos, la típica boina francesa púrpura y un pañuelo alrededor de su cuello a juego.

Joey me cogió en brazos, para mi sorpresa, y me llevó hacia el asiento de la limusina, y enseguida todos entraron dentro. El chofer metió las maletas en el maletero y Deborah le estaba dando una propina.




No presté ninguna atención a las conversaciones que tenían entre ellos, ni siquiera a la que tenía Emily con Joey, quienes casualmente estaban a mi lado, la oí por casualidad decir algo así como ‘Necesitaba verte’ pero no mucho más.

Ahora estábamos ya en la mansión de Emily, dónde seríamos alojados durante nuestra estancia en París.

Joey me había ofrecido ayudare a bajar, pero yo ya estaba mejor y no necesitaba más su ayuda, aunque aún así agradecí el detalle a lo que el correspondió con una sonrisa, vale que le odiara pero tampoco era un desagradecida.

En la habitación, me tumbé en la cama y quise olvidar todo por un momento ¿Qué me había pasado? Deborah había dicho que era por ir en avión, pero no era la primera vez que viajaba en avión. De hecho siempre lo hacía, en las reuniones en Nueva York, teníamos que coger un avión cada dos por tres, y nunca me mareaba. No se cuanto tiempo me quede tumbada en la cama ¿Una? ¿Dos horas?

Sea lo que sea decidí no darle mas vueltas, más que todo porque enseguida Isabelle me habló.

-¿Te sientes mejor? –preguntó la cria.

-Si… no te preocupes. –fue lo único que se me ocurrió decir. Me levanté de la cama de un salto olvidando todo el dolor que había sentido antes y me dí la vuelta para mirarla. Entonces me sonrío tranquilamente.

-Tienes que bajar ahora, o al menos eso dijo Deborah.

-Es verdad, será mejor que baje –camine hacia la salida y enseguida me volvió a hablar.

-¿Y yo que haré mientras?

-Ve con Mackayla para que no te quedes a qui sola, está en la habitación de al lado creo –dicho esto, cerré la puerta y nada mas dar un paso en seguida apareció Jack.

-Alex, al final del pasillo, la última puerta a la derecha, está la sala de estar, allí debe estar Joey ¿Podrias avisarle de que debemos bajar ahora? Yo tengo que ir a hablar con West y…

-Claro –respondí en seguida- pero… ¿Cómo es que conoces bien esta mansión?

Con una sonrisa simpática respondió:

-Los Whytte siempre fueron grandes amigos de mi familia, solíamos venir aquí de vacaciones.

-No tenía ni idea.

-No era un detalle muy revelante, de todas formas, me trae buenos recuerdos volver aquí, hacía décadas que no venía, Joey es el que mas familiarizado esa con todo.

-¿Y eso? –la verdad no me importaba pero con tal de seguir hablando con Jack.

-Espero que no te importe que lo diga, él y Emily… antes eran novios… -lo dijo con lentitud, como si de verdad me importase.

-Tranquilo Jack, mi obsesión por él ya es agua pasada, de hecho casi ya ni me acuerdo.

-No sabes cuanto me alegro de ello, en serio –Me volvió a sonreír y sin decir nada más siguió su camino. Era tan adorable.

Caminé hacia el fondo del pasillo, tal como me había indicado Jack, no pude evitar mostrar mi cara de desagrada al cuadro que estaba al lado de la penúltima puerta, era una como una ‘mancha’ en la hermosa mansión. Todo blanco y dorado, parecía la casa perfecta… que asco, siempre he odiado lo perfecto. Esa mancha me hizo pensar…’así me vería yo si viviera en un instituto de uves’

Al llegar a la última puerta, la abrí sin siquiera llamar, era una falta de costumbre que yo tenía y hubiera deseado haber llamado para no haber visto lo que había visto.

-Joey, Jack dice que tenem… -me interrumpí al ver lo que pasaba.

Emily estaba sentada en la mesa, en sujetador y atrapando con sus piernas a Joey, tenía el pelo revuelto y un tirante de su sujetador caído. Joey, tenía desabrochado todos los botones de su camisa, claramente no llevaba la chaqueta del uniforme puesta, y su pelo también estaba despeinado debido a las manos de Emily, las manos de Joey la sujetaban a ella y por un momento, sentí vergüenza y nauseas al mismo tiempo.

Era la primera vez que pillaba a una pareja así, de esa forma. Nunca antes había deseado tanto que la tierra me tragara. Joey me miró con cara sorprendido y Emily me miró furiosa, sería por haber interrumpido aquel momento.

-Alex… yo… -comenzó a decir Joey, pero la realidad era, ninguno de los tres sabíamos que decir en aquel momento.

---------------------------------------------

Quiero aclarar una cosa, esta Emily no es la misma que salió en la primera parte del capitulo 1. Sólo para aclarar, disculpen las faltas y gracias por leer :D

2 comentarios:

Arix-chan dijo...

es que Joey estaba liado con todo el mundo?! xD que incomodo

Mabi#Alice dijo...

Bueno... si te fijas bien, hasta ahora solo se ha liado con Alex y con Emily, pero en realidad es un mujeriego >.<